Buscador

Translate

Medio Oficial

viernes, 14 de octubre de 2016

Crónica Festival de Sitges 2016 día 7


Jueves 13 de Octubre

Si leéis nuestras crónicas y estabais esperando algo más de intensidad, este es vuestro día. Nos quita el hipo solo ver lo que nos espera. Supongo que estaréis pensado: pues no es para tanto. Antes de soltar tal sentencia esperar a ver lo que os hemos preparado.

Arrancamos el día con una obra española, concretamente Que Dios nos perdone de Rodrigo Sorogoyen, ayudado en esta ocasión en el guion por Isabel Peña. Comentamos habitualmente la conexión entre dos mundos bastante semejantes, pero muy distintos al mismo tiempo como son el cinematográfico y el televisivo, y es que Rodrigo Sorogoyen tiene una amplia experiencia en este último. Lanzarse a cambiar de tercio es una apuesta que aplaudimos, podríamos decir que es un riesgo controlado. En 2013 ya estuvo al frente del proyecto Stockholm, un drama romántico que tuvo muy buena acogida. En la que incluimos aquí se pasa al thriller. Son cosas muy distintas, aunque hay que decir que hay amores que matan. Entre el elenco caras conocidas. Empezamos con  Antonio de la Torre (La Isla Mínima, Carne de Neón y Balada Triste de  Trompeta), a continuación Jesús Caba (Stockholm) y finalizamos con la televisiva María Ballesteros (De Chica en Chica). En el Madrid del movimiento 15-M aderezado con el revuelo de la visita del Papa, dos policías han de da cuenta de un asesino de manera muy discreta. La presión y la carrera contra el reloj harán que se den cuenta que quizás no son tan diferentes del angelito que han de capturar.

De la verde Irlanda nos llega A Dark Song en cuya dirección y guion está Liam Gavin. Entre sus atractivos una mezcla de géneros que nos encanta, y que son drama y terror. Su inicio, algo pausado, va dando paso a una tensión que se puede cortar con un cuchillo. Sus potentes imágenes y su asfixiante atmosfera la hacen muy apta para los seguidores de lo terrorífico. Liam Gavin hace su debut en el largometraje con esta cinta, creando un mundo de lo desconocido, en parte con una monótona realidad y por otra un terror escondido. Entre el elenco destacaremos a sus dos protagonistas, Catherine Walker (Dark Touch) y Steve Oram (The Canal y Sightseers). Una joven aguerrida y un desgarrado ocultista, arriesgan sus vidas para llevar a cabo un peligroso ritual que les concederá lo que desean.

Sin pérdida de tiempo nos dirigimos a Estados Unidos para ver una película que ha levantado bastante polvareda, nos estamos refiriendo a Swiss Army Man de los debutantes Dan Kwan y Daniel Scheinert, especialistas en videoclips, que también se ocupan del screenplay. Su idea, siendo bastante sencilla, es muy original. Comentar que el selecto público de Sundance abandonaba la sala donde se proyectó, resaltando el mal gusto de la cinta. Estamos seguros que el público del Festival de Sitges sabrá valorar esos valores añadidos que parece ofrece esta producción norteamericana. Vamos a nombrar a los actores que no por ser una cinta indie son menos conocidos. Vamos con el primero Daniel Radcliffe, para el que no lo sepa, protagonista de la famosísima saga Harry Potter. El otro componente del dúo no es otro que Paul Dano (Love & Mercy y 12 Años de Esclavitud). Un náufrago en una isla desierta inicia una amistad con un cadáver algo particular en un viaje surrealista para volver a casa.

Nos atrevemos a continuación con un film de animación procedente de Turquía. Se trata de Bad Cat, cuyo título original sería Kötü Kedi Serafettin. A su cargo están Ayse Ünal y Mehmet Kurtulus. El guion está a cargo de Levent Kazak y Bülent Üstün. Tamaño atrevimiento al ver un producto de estas características, viene dado por la mala leche que destila el protagonista, Shero, un gato underground con mucha popularidad en Turquia, que mejor no enseñar a los niños. Está basada en un comic y producida por el prestigioso estudio de animación turco Anima Istambul. De todo tiene que haber y poder degustar un film de estas características es un auténtico lujo. Shero es un gato bastante chungo que habita las calles de la superpoblada Estambul. Un día descubre que el padre de un hijo bastardo.

Ahora nos toca una coproducción Francia-Belgica que se llama Crudo, cuya dirección y guion corren a cargo de Julia Ducournau. La directora francesa ha creado una obra que trasciende el terror, pues creemos que a pesar de lo dura que puede resultar para cierto público, es de obligada visión, no solo para los amantes del terror, sino del cine en general. Es una mezcla de drama y terror que encaja a la perfección y que consigue un efecto sorpresa, más impactante si cabe en su último cuarto. A pesar que son varios los actores que intervienen en la cinta, debemos mencionar dos que brillas con luz propia, Ella Rumpf y Garance Marillier, con una gran química entre ellas. Junto a ellas vas a reír, llorar y sufrir. Justine se ha criado dentro de una familia donde su gran y peculiar tradición, es que todos son veterinarios además de vegetarianos. En su primer día en la escuela veterinaria, Justine se verá obligada a comer carne en contra de su voluntad. A pesar de contar con su hermana mayor Alexia, no encontrará en ella el apoyo que necesita. Después de probar la carne por primera vez, algo despertará dentro de Justine. Ese algo debería haber permanecido dentro de ella por el bien de todos.

Como cada año esperamos ansiosos la visita cinematográfica del director japonés Takashi Miike. En esta edición aparece con Terra Formars. A cargo del guion tenemos a Yu Sasuga (manga), Kenichi Tachibana (manga) y Kazuki Nakashima. El director nipón vuelve a demostrar que no tiene barreras a la hora de trasladar la gran imaginación de los mangas a la gran pantalla. Esta vez nos traslada hasta el mismo Marte para enfrentarse a unas cucarachas de dos metros. Takashi Miike, como está demostrado, puede con todo. Funciona como un gran sci-fi de acción que nos regala dos horas de tortas, mutilaciones y acción de primer nivel, todo ello con un reparto de lujo, con muchas caras conocidas tanto a nivel japonés como algunas internacionales. El planeta Tierra empieza a estar muy escaso de recursos naturales, la única posibilidad que nos queda es colonizar Marte, para ello se envía al planeta rojo una expedición que depositará en el planea insectos y plantas con la misión de terraformarla. 500 años más tarde, una misión tripulada va a comprobar si es viable vivir allí. Para sorpresa de ellos se encontraran con que las cucarachas han evolucionado y apoderado del planeta.

Argentina nos espera. La debutante Laura Casabé nos presenta La Valija de Benavidez. En el guion cuenta con la colaboración de Lisandro Bera. Sugestivo film del cada vez más sorprendente cine argentino, el cual ha conseguido poco a poco traspasar sus fronteras sin abandonar lo que le es intrínseco. A pesar de un poco deshilvanado guion, Casabé consigue que el interés no decaiga en ningún momento. ¿Cómo no?, se guarda una bala en la recamara, no es que sea una vuelta de tuerca, pero es como la guinda que le falta al pastel. Un acierto.  En cuanto a las interpretaciones destacar a un excelente Guillermo Pfening en su papel de Benavidez y a Jorge Marralecomo su psiquiatra. El resto del reparto cumple sobradamente, pero no quiero acabar este apartado sin nombrar a Valentin Javier Diment, en su corto pero carismático papel. Benavidez es un profesor de arte casado con una promesa de la pintura. Tras una tempestuosa discusión, Benavidez decide coger su maleta y largarse de casa. No se le ocurre otra cosa que ir a pedir asilo a casa de su psiquiatra, que más parece un opulento ricachón pirrado por las obras de arte. Lo que parece una opulenta mansión es en realidad una residencia de artistas que se someten a un oscuro tratamiento. El intento de nuestro héroe por salir de allí es en vano. Su destino está en ese lugar.

Como habéis comprobado la sesión ha valido la pena. Grandes y variados títulos. Y lo que nos falta.