Buscador

Translate

Medio Oficial

martes, 20 de octubre de 2015

Villa Nabila review


Título original: Villa Nabila

Año: 2015

Duración: 83 min.

País: Malasia

Director: Syafiq Yusof

Guión: Daniel Matin, Rosalli Azrin

Reparto: Pekin Ibrahim, Tisya Shamsir


Adéntrate en la casa más embrujada de Malasia.

Una de esas sorpresas que cuando te topas con ella agradeces, puede que no sea la mejor cinta de genero del año, pero entretiene y lo que es más importante consigue dar mal rollo, ¿para eso hemos venido aquí no?  Villa Nabila es un mockumentary que nos llega desde la lejana Malasia, y que posiblemente en lugar de servirnos como excusa para querer visitar su país, el efecto que consigue es todo el contrario.

Narrada en clave de falso documental, siguiendo a un grupo de obreros que tienen como misión derruir una casa llamada Villa Nabila situada en Johor. Pronto estos comprobaran en sus propias carnes que algo extraño ocurre en esta villa, todo lo que derrumban al volver al día siguiente aparece totalmente intacto. Estos fenómenos irán in crescendo a medida que los días avanzan hasta culminar en la noche más terrorífica de sus vidas.

El año pasado el director Syafiq Yusof se colocó en el punto de mira internacional al coger el testimonio de la gran saga KL Gangster, realizando el spin off titulado Abang Long Fadil, que mezclaba toda la acción brutal de la saga KL con el humor más absurdo. Con Villa Nabila vuelve a sus orígenes, vuelve al terror como ya hizo por allá en 2012 con SAM - Saya Amat Mencintaimu. Esta vez Yusuf logra una inmersión con la historia que cuenta muy buena al usar el formato mockumentary, creando un in crescendo muy bien estudiado para darle un golpe final realmente aterrador.

Como punto más negativo tenemos las actuaciones, como viene siendo habitual por esos lugares, por momentos tenemos algunas actuaciones realmente sobreactuadas, que no ayudan nada en las situaciones más tensas, tornando alguna situación de pánico en una situación cómica, al menos para el espectador de occidente, no es la primera vez que sucede esto, ni será la última.

Una lástima que por culpa de esas sobreactuaciones el film disponga de momentos tan ridículos, porque por otra banda el director consigue una atmósfera realmente cargada y que mantiene al espectador en constante tensión, sobretodo en su tramo final. Aunque pienso que hay que darle una oportunidad, primero porque no todos los días nos llega terror desde tierras malayas y por otro, porque el mockumentary que se nos propone es muy entretenido y su tramo final vale mucho la pena.

Firma: Omar Parra.