Buscador

Translate

Medio Oficial

jueves, 12 de octubre de 2017

Crónica Festival de Sitges 2017 día 7


Miércoles 11 de Octubre

Los días se suceden casi sin darnos cuenta y a pesar de estar “solo” en el ecuador, parece que llevamos toda una vida dando vueltas por los bellos rincones de Sitges. Estamos casi seguros que cuando lleguemos al final estaremos esperando ardientemente la edición de 2018.

Hablar de cine de terror que tenga por origen Canadá ya nos avisa de que algo positivo va a aparecer en la pantalla. Nos disponemos a asistir a la proyección de The Crescent de Seth A. Smith, estando Darcy Spidle a cargo del guion. La colaboración entre ambos se remonta a 2012 con la película Lowlife. The Crescent es un film de terror que mezcla el drama formalista y ficticio con momentos de realismo como en un documental. Para hacernos una idea pensemos en clásicos de culto como La Semilla del Diablo (Rosemary’s Baby) o más recientemente Under The Skin, The Witch y Personal Shopper. En el apartado interpretativo tenemos a Britt Loder, Danika Vandersteen y Andrew Gillis. Después de la muerte de su marido, Beth, con su hijo pequeño Lowen, se retira a la comodidad de una cabaña familiar en la playa. La pérdida de su pareja ha sido emocionalmente agotadora, y las presiones adicionales de la monoparentalidad se han convertido en más de lo que puede soportar. Para sobrellevar todo esto se concentra en el arte. Pero el trabajo a menudo la deja recordar de su vida pasada. Lowen también siente la pérdida. Exige una atención constante de su madre, actúa y desarrolla una extraña fijación con el océano. Mientras que la madre y el hijo intentan reconstruir sus vidas, los residentes de Crescent Beach hacen notar su presencia.

Nos desplazamos a Estados Unidos, país con una gran trayectoria cinematográfica en el cine bélico, para disfrutar de The Wall de Doug Liman. El guion corre a cargo de Dwain Worrell. En el haber de Doug Liman nos encontramos joyas tales como Sr. y Sra. Smith, The Bourne Identity: El Caso Bourne y Caza a la espía. En la gran mayoría de las películas de guerra, el acto de combate es una muestra de fuerza en la que el lado más fuerte gana, atravesando las defensas del enemigo como cuchillo en la mantequilla. Pero en The Wall, la guerra es como un juego prolongado de ajedrez, donde cada bando tiene sus últimas piezas en el tablero, y la estrategia importa. En las interpretaciones tan solo tres actores con algunas curiosidades. Encabeza el reparto Aaron Taylor-Johnson (Vengadores: La era de Ultron, Godzilla y Capitán America: El Soldado de Invierno). Le secunda Laith Nakli y John Cena que aparte de darse de mamporros en la WWA parece que también hace cine. Dos soldados quedan atrapados por un francotirador iraquí, entre ellos una pared que se desmorona. Su lucha se convierte tanto en una batalla de voluntad e ingenio como en una de precisión letal.

Ante nosotros una coproducción España-Francia llamada La Piel Fría de Xavier Gens. El guion es de Jesús Olmo y Eron Sheean y está basado en la novela traducida a 37 lenguas y del mismo título de Albert Sánchez Piñol. Haciendo memoria entre las obras del director galo y viajando algo en el tiempo, nos encontramos con The Divide, película que dio en el clavo visto el éxito de público allá por el 2011, y no nos olvidamos de la terrorífica Frontière(s) de 2007. Esa manera descarnada y sin concesiones de hacer cine, hacen de Gens un autor con un gran número de seguidores y sumamente atractivo a la hora de adaptar una novela, la trama de la cual ha sido catalogada, por los más extremos, como de película de serie B. El reparto está encabezado por Ray Stevenson (Divergente), David Oakes (Los Borgia) y Aura Garrido (Stockholm, El Ministerio del Tiempo), que soportó más de ocho horas de maquillaje diarias, en uno de los ejercicios de caracterización más espectaculares de nuestro cine. En una isla perdida en mitad del océano, dos hombres se defienden, noche tras noche, del asedio de unas extrañas criaturas marinas. Sometidos a la extrema tensión, sin entender las razones del ataque, tendrán que replantearse cómo enfrentarse a lo desconocido. La cautividad y la lucha incesante por la vida los arrastran a un viaje al centro de sus entrañas, donde se entremezclan lucidez y enajenación, rechazo y deseo, crueldad y amor, hacia lo desconocido.

Vamos con una del espacio. Rusia hace su aparición con Salyut-7 de Klim Shipenko, ayudado en el guion por Aleksey Chupov, Natalya Merkulova y Aleksey Samolyotov, en la adaptación inglesa ha colaborado Jeffrey Hylton. Para el que no lo sepa Salyut-7 era una estación espacial soviética, siendo la última del programa Salyut. Fue lanzada al espacio en 1982 y su tamaño era de entre 13 y 16 metros y estaba construida con una aleación especial de aluminio y acero. Tenía una forma similar a las cápsulas de exploración submarina, lo que le permitía mantener el mismo nivel de presión en el espacio, que sobre la superficie terrestre. Su capacidad máxima era de tres cosmonautas. Hablando ya de cine la podríamos denominar como el Apolo 13 soviético, aunque en la versión rusa los tripulantes no corrieron ningún peligro. Su rescate en 1985 es apasionante y por lo tanto no es de extrañar que al final alguien se haya decidido llevarla a la gran pantalla. En las interpretaciones contamos con la participación de Lyubov Aksyonova, Ilya Andryukov y Pavel Derevyanko. URSS, junio de 1985. Basado en hechos reales. Después de que el contacto con la estación espacial Salyut-7 se pierde, los cosmonautas Vladimir Dzhanibekov y Viktor Savinykh se acoplan con la nave vacía y congelada y la devuelven a la vida.

Para finalizar el día una de zombis de Hong Kong. Estamos hablando de Zombiology: Enjoy Yourself Tonight (Gam man da song si) de Alan Lo. El encargado del guion es Nick Cheuk. Estamos ante un debut, y van… Los fans de terror zombi desean que esta película sea la respuesta hongkonesa al thriller surcoreano Train to Busan. Zombiology también podría haber sido considerada un retrato de la angustia adolescente rodada sin concesiones. Juega con la comedia adolescente, un melodrama de redención y una ácida sátira social. Aunque cuenta con algunas persecuciones, peleas sangrientas y personajes laterales que se convierten en muertos vivientes, su elemento más intrigante no tiene nada que ver con los zombis. En un posible guiño a Donnie Darko, el villano de este thriller sobrenatural toma la forma de un juguete de pollo relleno de tamaña humano que convierte a las personas en zombis, cuando no está ocupado tirando huevos que explotan. Encabezan el reparto Kai-Chung Cheung, Alex Man y Carrie Ng. Lung y Chi-Yeung son dos excéntricos de sangre caliente que llevan una vida algo disoluta. Un monstruo de animación favorito de Lung aparece en la ciudad sin razón aparente y convierte a la gente en zombis. La lucha ha comenzado. 

Hemos acabado algo exhaustos, pero muy felices de haber podido vivir una jornada de estas características, donde la calidad y variedad ha estado presente en todo momento.