Buscador

Translate

Medio Oficial

miércoles, 23 de noviembre de 2016

La Llegada review


Título original: Arrival

Año: 2016

Duración: 116 min.

País: Estados Unidos

Director: Denis Villeneuve

Guión: Eric Heisserer, Ted Chiang

Música: Jóhann Jóhannsson

Fotografía: Bradford Young

Reparto: Amy Adams, Jeremy Renner, Forest Whitaker, Michael Stuhlbarg, Mark O'Brien, Tzi Ma, Nathaly Thibault, Pat Kiely, Joe Cobden, Julian Casey


Obra maestra.

Denis Villeneuve es un director canadiense que en muy poco tiempo y película tras película ha ido forjándose una carrera de lo más sólida repleta de thrillers. Estamos hablando de señoras películas como Prisioners, Enemy y la reciente Sicario. Y ha llegado a un punto de reputación y, sobretodo, de confianza personal para adentrarse en la ciencia ficción más seria, inteligente y densa, siempre con su estilo pausado. Para ello ha adaptado un relato corto de Ted Chiang (que colabora en el guión) con un potencial tan grande como el mismo universo.

De repente, aparecen varias naves extraterrestres en diferentes puntos del planeta. Al cabo de unos días y viendo que no ha habido ningún movimiento más, proceden a contratar a la doctora Banks y al doctor Donnelly para crear un sistema de comunicación con estos seres y preguntarles a qué han venido.


Nos encontramos ante una historia profunda, no es complicada de entender pero si con fundamento y que no podrás evitar pensar en todo lo que ha ocurrido una vez haya terminado. Una obra inteligente, creando su propia mitología (que has de comprar desde un principio para entrar en el juego) que va mucho más allá de simple comprensión entre culturas (y universos) sino también la llamada de atención hacia nuestra propia civilización, intentando comunicarse con una especie alienígena y no poder entenderse con el país vecino. Una película que pese a tener dos horas de duración te pasa como un suspiro. En cuanto los personajes se adentran en la nave ya no apartarás los ojos de la pantalla. Sus situaciones tan titánicas como desbordantes al ojo humano a la par que su ritmo tranquilo te hacen comprender que estás observando otro punto y aparte de la ciencia ficción en el cine como fue en su día 2001: Odisea en el espacio, Blade Runner (secuela a cargo de Villeneuve para 2017) o Brazil (para mi gusto personal). Es una película que tiene muchos puntos en común con Interstellar de Christopher Nolan y queda muy por encima de esta, explicando mucho más de manera mucho más comprensible y eficaz.

Protagoniza Amy Adams (Her, Big Eyes) interpreta a la brillante doctora Louise Banks y que no os extrañe que se acabe llevando el oscar por esta. Un personaje con el que empatizas de inmediato, su investigación y progresos se van desarrollando de una manera muy lógica, dentro de una historia que es pura hipótesis, te pones de su parte desde el minuto 1 y todo un argumento que se mueve a escala universal se llega a simplificar al punto de que si ella gana, todos ganan. Andan como escuderos Jeremy Renner (The Town, 28 semanas después) y Forest Whitaker (El último rey de Escocia), este último siempre correcto y sin desmadrarse mucho, no diré que lleva el piloto automático puesto pero no sería su interpretación más histriónica porque tampoco lo necesita. En el caso de Renner no es que tenga una mala interpretación, es su línea argumental la que queda un poco tocada por estar estancada toda la película y activarse en el mismo final sin mayor desarrollo y con mil cuestiones sin respuesta. Esta es la mayor contra que le veo a la película y es de una importancia ridícula.


En su desenlace puede que sea su punto más conflictivo, hay que hacer un salto de fe, yo lo hice y me encantó, habrá otros que no lo hagan y les desafine un poco el como termina todo. Eso ya va a gusto personal. Solo queda volver a recomendar esta película, ciencia ficción seria, inteligente y adulta.

Firma: Oriol Hernández.