Buscador

Translate

Medio Oficial

martes, 6 de septiembre de 2016

Nunca Apagues la Luz review


Título original: Lights Out

Año: 2016

Duración: 81 min.

País: Estados Unidos

Director: David F. Sandberg

Guión: David F. Sandberg, Eric Heisserer

Música: Benjamin Wallfisch

Fotografía: Marc Spicer

Reparto: Teresa Palmer, Gabriel Bateman, Maria Bello, Alexander DiPersia, Billy Burke


Sosa y nada original.

Allá por el año 2013 apareció en YouTube un pequeño cortometraje (review) tan original y sencillo como terrorífico, se veía a una mujer apagando la luz del pasillo de su casa y cuando estaba oscuro se adivinaba una forma, cuando la mujer encendía la luz no se veía nada raro y nuevamente al apagarla se volvía a apreciar la misma forma. Después de unas cuantos encendidos y apagados la “cosa” desaparecía demostrando que realmente había algo más que un efecto óptico. Viendo el buen recibimiento del público y aprovechando la fama que cosechó llega un largometraje dirigida por el mismo director y explicando prácticamente lo mismo pero con muchos más minutos para rellenar.

Una familia desestructurada es perseguida por una presencia muy agresiva que solo se puede ver cuando todas las luces están apagadas.

Una película muy sencilla que invierte muchos minutos de su metraje (llegando a más o menos la mitad) para contar el drama familiar en el que pasan los protagonistas, con un padre recién fallecido, una madre completamente chalada, una hija que se largó de casa ya hace mucho y un pequeño que no duerme por puro terror. Una fiesta. Y no está mal planteado, bastante más entretenido que miles de producciones de sobremesa que cuentan lo mismo pese a que en sus miembros impera la chulería y las pocas luces. En cuanto el terror no hay nada que no hayas visto antes si estás algo curtido en este género, ninguna sorpresa rescatable entre tantos intentos de susto subiendo el volumen de golpe, ni una atmósfera poderosa que te haga apretar el apoya brazos con un simple giro de cámara, ni un giro de guión que sorprenda lo más mínimo. De hecho en su segunda mitad hay bastantes escenas que pueden provocar más risa que otra cosa. Intenta ser un nuevo Expediente Warren utilizando sus maneras y trucos pero que se queda muy lejos en calidad. Esta película está producida por James Wan, por cierto.


Opera prima de David F. Sandberg pero con una larga trayectoria en cortometrajes de terror incluyendo Lights Out, el original que da paso a esta. En cuanto a dirección es más que capaz y resolutivo pero el guión no está bien explotado o quizás no había mucho que explotar pero en todo caso es simple, repetitiva y nada original, veremos como se las arregla en su próxima película, la secuela de Annabelle. Buen trabajo en líneas generales en la fotografía de manos de Marc Spicer, muy oscura y dejando espacios vacíos para dirigir la mirada del espectador al lugar pretendido. El protagonismo recae en Teresa Palmer (Memorias de un zombie adolescente, The Grudge 2) con una buena interpretación, mucho más presta para las escenas dramáticas en contra de las de terror (como screamqueen no sentará cátedra) pero con un personaje horrible. Destacar al joven Gabriel Bateman, si bien consigue hacerse algo odioso, sobretodo en el primer tercio, poco a poco se va resarciendo.


Nunca Apagues la Luz es una muestra más del nuevo cine de terror estadounidense que nos va llegando desde los últimos años, pero con una calidad mucho más baja de las mejores producciones. Quizás para un tipo de público no acostumbrado a este cine le puede caer en gracia pero para alguien que busca este tipo de productos no encontrará aquí nada destacable ni memorable.

Firma: Oriol Hernández.