Buscador

Translate

Medio Oficial

jueves, 18 de julio de 2013

Expediente Warren: The Conjuring review


Título original: The Conjuring

Año: 2013

Duración: 112 min.

País: Estados Unidos

Director: James Wan

Guión: Chad Hayes, Carey Hayes

Música: Joseph Bishara

Fotografía: John R. Leonetti

Reparto: Vera Farmiga, Patrick Wilson, Lili Taylor, Joey King, Ron Livingston, Mackenzie Foy, Shanley Caswell, Hayley McFarland, Sterling Jerins, Shannon Kook


Demoníaca tensión de inicio a fin.

Basada en hechos reales, Expediente Warren: The Conjuring es la historia más espeluznante que los reputados investigadores a nivel mundial de fenómenos paranormales y demoníacos Ed y Lorraine Warren han tratado en toda su carrera, en ella se cuenta el infierno que vive la familia Perron, que desesperados por los extraños fenómenos acontecidos en su nueva vivienda de Rhode Island acudirán a los Warren en busca de ayuda.

El director de películas como Saw o Insidious, James Wan, presenta la que hasta ahora significa su película más terrorífica, pero también, la película de género de terror con más tensión y suspense en lo que va de año.

Esto es resultado de una combinación perfecta entre la manera de contar la historia donde el suspense es el pilar principal y la naturalidad y el realismo de todo lo acontecido generan que la inmersión del espectador en la trama sea absoluta. La ambientación perfectamente recreada en la época en la que suceden los hechos y unos personajes encarnados de manera escalofriante por Vera Farmiga y Patrick Wilson como los Warren (investigadores de fenómenos paranormales), Lili Taylor y Ron Livingston como padres de familia, Shanley Caswell, Hayley McFarlond, Joel King, Mackenzie Foy y la joven Kyla Deaver como las cinco asustadas hijas del matrimonio Perron.

En si, ese es el éxito de Expediente Warren: The Conjuring, justo esta combinación. Pero además, este conjunto está respaldado por unos atronadores efectos de sonido que sólo las salas de cine modernas de alta fidelidad podrán reproducir religiosamente, junto a unos efectos visuales muy comedidos que impactan pero no desplazan al espectador de lo verdaderamente importante, la historia, y del maquillaje que genera por si solo momentos de terror por las logradas caracterizaciones que transforma y dota de nuevos personajes a la historia.

Por todo esto, estamos ante una película que combina el saber hacer de las películas de género de antaño y la tecnología tanto de sonido como de imagen aplicada en las actuales, en una simbiosis que el atemorizado espectador disfrutará y no olvidará fácilmente.

El alto ritmo del film se mantiene constante, y aunque el guión por parte de Chad Hayes y Carey Hayes sufre de pequeños momentos comerciales hollywoodenses en la recta final del film, es bastante sólido en todo lo demás. Siendo reprochable únicamente el hincapié que se hace en estas modernas películas de “fenómenos” en mostrar al supuesto “monstruito” de turno. Cuando una historia bien contada como es el caso, que evita los momentos de oscuridad pura en imagen para regalarnos nítidos y conseguidos planos y una dirección impecable con una fotografía magnífica, hacen que ese recurso fácil sea del todo innecesario, rompiendo en parte el encanto de una película de terrorífico suspense natural.

Si la veis solos en casa, no dormiréis.

Firma: Gerard FM.
Anónimo dijo...

La peli me ha entretenido, pero sigo sin encontrar una película que realmente de miedo... No me ha dado miedo en ningún momento, pero sí que es interesante y tiene un muy buen clímax en los últimos 25 minutos.

Gerard Fernandez dijo...

Muchas gracias Antonio Fernández, en la parte final hay unos cuantos eccesos, no sé el porqué, pero sin duda es algo que James Wan tiene que mejorar en sus películas. En cuanto al seguidor anónimo decirte que hay muchas películas que resultan aterradoras, pero para que lo sean, no sólo se tienen que visionar la cinta, hay que crear el ambiente y sumergirse en ella. Si sigues sin sentir miedo en el cine te compadezco, es una sensación muy buena. Saludos!