Buscador

Translate

Medio Oficial

martes, 27 de septiembre de 2016

Swiss Army Man review


Título original: Swiss Army Man

Año: 2016

Duración: 97 min.

País: Estados Unidos

Director: Daniel Scheinert, Dan Kwan

Guión: Daniel Scheinert, Dan Kwan

Música: Andy Hull, Robert McDowell

Fotografía: Larkin Seiple

Reparto: Paul Dano, Daniel Radcliffe, Mary Elizabeth Winstead, Antonio Ribero, Timothy Eulich, Richard Gross, Marika Casteel, Andy Hull, Aaron Marshall, Shane Carruth, Jessica Harbeck


Una entrañable historia de locura y amistad.

Este distraído cuento en forma de anfibio entre la estética de Anderson West, con el ritmo de Amelie y humor loco similares a los que podíamos ver en los films de Terry Gilliam, enamorará a un público en particular que tomará la película como suya propia. Incluso teniendo en cuenta, que a pesar de la gran bizarrada que representa en su conjunto, es un auténtico canto a la amistad verdadera, envuelta en un lazo de regalo imposible de rechazar.

Un joven llamado Hank, ha quedado atrapado por largo tiempo en una isla, en plena desesperación y muerto de hambre, es sorprendido por la presencia de un cadáver que la marea ha traído hasta la costa. Ambos, desarrollarán una amistad inimaginable para el entendimiento generalizado.


Esta amistad es la que surge entre dos actores consolidados, que además, alcanzan niveles de perfección en dos interpretaciones para el recuerdo de la historia cinematográfica. Ellos son los dos actores que ocupan los primeros noventa minutos en solitario, Paul Dano, quien recordaréis brillando con gran talento en películas como Pozos de ambición, Prisioneros o 12 años de esclavitud y que en esta ocasión utiliza gran parte de sus recursos para dar vida a un protagonista que camina tambaleante entre la cordura y la locura durante lo largo del metraje. Por otro lado y en un registro totalmente diferente, el actor que cualquier mortal recordará por interpretar al protagonista de aprendiz de mago en la saga de Harry Potter, inspirado en la novela de J.K.Rowlng, el Londinense Daniel Radcliffe, quien tiene el hándicap de no poder moverse prácticamente en todo el film, pero que da vida propia a un personaje muy difícil de destacar. Es como si el protagonista fuera claramente el carácter de Paul Dano y el acierto de ambos actores, haga que esta película sea una historia de dos sin diferencia.

Título tremendamente divertido como podremos ver en el film y seña de identidad de lo que esta historia es en realidad, un divertido cuento, lleno de aventura, absurdidades y posibles finales imposibles de adivinar.

El título de la película que enamora por su estética y por no tener techo en su creativo desarrollo, ya da pistas de lo que este film va a ser, la enajenación más bien dicho, de hacia dónde camina la trama, sin complejo alguno. Atrevimiento que logra ofrecer una narrativa totalmente inesperada sin que podamos descifrar el final.

Parece casi imposible que este cuento tan loco haya sido escrito y dirigido por dos jóvenes, Dan Kwan & Daniel Scheinert, quienes debutan con su primer largometraje, aunque llevan tiempo realizando cortos y proyectos comunes para televisión. Visto el resultado positivo de la cinta, solo es posible entender el éxito, con dos creativos que se complementan como si fueran uno, con dos mentes muy parecidas y ambas igual de próximas al absurdo, simplemente una maravilla, una metáfora en si misma del propio film.


Destacar sin lugar a dudas el impecable trabajo del equipo técnico, desde la música de Andy Hull y Robert McDowell que crea una simbiosis perfecta con la historia, y con este tipo de película en sí, como de la fotografía de Larkin Seiple, que a pesar de la gran cantidad de ordenador sigue manteniendo unos planos fieles a lo que esperamos ver. La edición de video de Matthew Hannam, una de las mejores cosas de esta pieza o el diseño de producción de Jason Kisvarday.

Maravillosa, loca y divertida.

Firma: Gerard FM.