Buscador

Translate

Medio Oficial

jueves, 9 de abril de 2015

At the Devil’s Door review


Título original: At the Devil's Door

Año: 2014

Duración: 91 min.

País: Estados Unidos

Director: Nicholas McCarthy

Guión: Nicholas McCarthy

Música: Ronen Landa

Fotografía: Bridger Nielson

Reparto: Naya Rivera, Catalina Sandino Moreno, Ashley Rickards, Wyatt Russell, Ava Acres, Jan Broberg, Arshad Aslam, Olivia Crocicchia, Laura Kai Chen, Bresha Webb, Rob Brownstein, Shaun O'Hagan, Tara Buck


Emocionante puesta en escena, desalentadora conclusión.

El director Nicolas McCarty, que sorprendió gratamente a la crítica internacional hace algunos años con la siniestra The Pact, presenta ahora Home, también llamada At the Devil’s Door, una cinta de posesiones nada habitual que busca desmarcarse de las últimas películas del género satánico. Home tuvo su Premiere Mundial, en el marco del South by Southwest Festival con una acogida de lo más diverso. En ella encontramos todos los ingredientes necesarios para este tipo de producciones. Una o varias chicas desvalidas en manos de un demonio obsesionado con aparearse.

El argumento escrito por el mismo Nicolas McCarty comienza de manera prometedora, huye de los tópicos, utiliza los flashbacks de forma brillante e introduce al espectador en una atmósfera enfermiza repleta de ideas sugestivas donde se prevé un desarrollo impactante, de los que dan para pensar o comentar. El problema viene dado por un final bastante apático que deja en muy poca cosa todas las buenas intenciones de la primera hora de metraje.

Por otra parte, el elenco femenino realiza una notoria labor, al manejar sus personajes con una gran profundidad psicológica. La actriz colombiana Catalina Sandino nominada al Oscar por María llena eres de Gracia (2004), da vida a Leigh. Naya Rivera en el papel de la irascible hermana de Leigh o Ashley Rickards que interpreta a Hanna la precursora del siniestro enigma. En ellas recae todo el peso del film y lo manejan de forma brillante, al adueñarse de la propuesta para hacernos vivir algunos momentos de autentico terror.

Leigh es una tenaz agente inmobiliaria dispuesta a triunfar en el reñido mundo de la compraventa de viviendas. La ocasión se le presenta al conocer a una pareja que le ofrece vender su casa a precio de saldo. Cuando Leigh visita a solas el domicilio descubre con horror que en la finca reside un sombrío mal dispuesto a acabar con su vida de la peor manera posible.

Promete mucho pero da muy poco. Menos el indolente final, todo lo demás puede calificarse de impecable. Las interpretaciones, la generación de ambientes o incluso los efectos especiales, aunque no son de una gran espectacularidad, cumplen con su cometido correctamente. Si la conclusión hubiera estado a la altura del resto de apartados, podríamos estar hablando de una gran producción.

Firma: Sergio Bosch.