Buscador

Translate

Medio Oficial

martes, 11 de noviembre de 2014

I Survived a Zombie Holocaust review


Título original: I Survived a Zombie Holocaust

Año: 2014

Duración: 104 min.

País: Nueva Zelanda

Director: Guy Pigden

Guión: Guy Pigden

Música: Mike J. Newport

Fotografía: Jon Wilson

Reparto: Harley Neville, Jocelyn Christian, Ben Baker, Reanin Johannink, Simon Ward, Mike Edward


Divertida. Entretenimiento sin pretensiones.

Caer en los tópicos a la hora de hacer una película, por norma general es caer en el error. Pero... ¿qué pasa cuando mezclas el humor con el terror? En estos casos es cuando todo vale, y si sabes jugar bien tus cartas tirar de todos los tópicos descaradamente y sin ningún tapujo salen pequeñas joyas como la que hoy nos ocupa. Aquí todo vale, bienvenidos al rodaje más terroríficamente divertido, bienvenidos a I Survived a Zombie Holocaust.

Wesley Pennington entra como el nuevo chico de los recados a mitad del rodaje de una película sobre zombies. Lo que pensaba que sería la oportunidad de su vida para entrar en el mundo del glamour y del estrellato acaba por convertirse en una pesadilla, cuando una plaga real de zombies ataca el set de rodaje. Nuestro improvisado héroe tendrá que vérselas con un puñado de come cerebros cabreados.

La única parte negativa tal vez sea las dichosas comparaciones, pues es inevitable que con un mercado tan sobresaturado de películas de zombies de todos los tipos habidas y por haber no entremos en comparaciones. Es aquí donde esta cinta puede salir más perjudicada, pues después de todo no deja de ser un producto de serie b, con un presupuesto bastante ajustado y en algunos momentos podemos notar alguna carencia técnica o incluso de guión. Pero dejando lo obvio aparte, es un producto para analizar poco y disfrutar mucho.

Guy Pigden debuta con su primer largometraje como director y guionista de manera más que notoria. Se nota que es consciente que está tocando un tema soberanamente explotado como dije antes, pero también sabe como entretener al público, tirando de la broma fácil, regalando situaciones cómicas genialmente resueltas y ajustando el gore para que los amantes de la casquería podamos disfrutar como enanos.

En cuanto a las interpretaciones, son lo que son, sobreactuadas en ocasiones, histriónicas en ocasiones, en otras contenidas, bueno, realmente lo que se espera en un film de estas características. Por encima de todos ellos destacar a un Harley Neville, sobresaliente que nos hace reír hasta decir bastante en más de una ocasión.

Me encanta que desde el minuto uno el director nos deje claras sus intenciones, el no pretende asustar a nadie, y aunque sí, hay zombies, y sí, también hay mucho gore, esto es una locura total. Una zomedia sin pretensiones de ningún tipo, deja que los zombies te coman el cerebro y disfruta como hace tiempo que no lo hacías.

Firma: Omar Parra.