Buscador

Translate

Medio Oficial

sábado, 18 de abril de 2015

The Midnight After review


Título original: Na yeh ling san, ngo joa seung liu Wong Gok hoi wong dai bou dik hung Van

Año: 2014

Duración: 120 min.

País: Hong Kong

Director: Fruit Chan

Guión: Fruit Chan, Chan Fai-Hung, Kong Hiu-Yan

Música: Veronica Lee, Ellen Joyce Loo

Fotografía: Lam Wah-Chuen

Reparto: Wong Yau-Nam, Janice Man, Chui Tien-You, Kara Hui, Simon Yam, Sam Lee, Lee Sheung-Ching, Lam Suet, GC Goo-Bi, Cherry Ngan, Kelvin Chan, Fiona Sit, Endy Chow, Jan Curious, Melodee Mak


Terror absurdo.

Al saber que Fruit Chan había firmado otra cinta de terror estaba ansioso por echarle el guante. Pues el creador de Dumplings merece como mínimo el beneficio de la duda ante un nuevo título en su haber.

Un grupo de personas sube en el bus de medianoche, cuando pasan por el puente que conecta con su destino, se darán cuenta que la ciudad está totalmente vacía. No hay nadie por las calles, ni por la carretera. Aparentemente solos en el mundo deberán descubrir que ha pasado y lo más importante, ¿porque ellos?

Muy a mi pesar, la euforia que tenia con The Midnight After se ha ido diluyendo minuto a minuto, hasta el punto de tener que mirar el reloj para saber cuándo iba a terminar mi pesadilla. No entiendo como un director de su calibre, contando con la presencia de actorazos de la talla de Simon Yam, Lam Suet o Kara Hui, es capaz de regalarnos tal despropósito de película.

Después de rodar una de las mejores historias para el ómnibus Tales From The Dark, había recuperado mi esperanza que Fruit Chan volviera al camino del mejor cine de terror. Pero me doy cuenta que todo aquello es un espejismo. No sé si su nueva película ha sido un encargo, o es que ya está cansado de todo, o simplemente ese guión absurdo escrito a tres bandas por el director, junto a Chan Fai-Hung y Kong Hiu-Yan es tal despropósito que no ha sabido ni como plasmarlo en la pantalla.

Actuaciones de risa, un guión incomprensible, estirada hasta la saciedad, lo que bien podría haber sido un mediometraje decente se convierte en una tortura de dos horas de duración. Duele ver como un gran actor como Simon Yam se ha convertido en una caricatura de sí mismo con el paso de los años. Sin duda alguna del numeroso elenco de esta cinta me quedo con el inmenso Lam Suet, un secundario de lujo, que te llena el solo la pantalla.

Volviendo al despropósito de guión, en que pensaban juntando una historia de fantasmas, con el fin del mundo, metiendo desastres nucleares, historias de viajes en el tiempo y todo ello aderezado con unas actuaciones cuanto menos bochornosas.

Aunque en esta cinta no solo el guión es lo que falla, no puedo dejar de mencionar esos efectos especiales... he visto after effects que dan más el pego. Por no hablar del síndrome Michael Bay, donde todo lo que tocan con la furgoneta explota... en fin lo mejor que puedo hacer es pensar que The Mindnight After nunca ha existido, y volver a poner el DVD de Dumplings mientras disfruto del buen cine de este buen director.

Por último y para quitarme un poco el mal sabor, me quedo con una escena bastante épica. Auyeung Wai bailando al son de Space Oddity de David Bowie, inmensa escena. Una lástima porque por momentos la trama se torna muy interesante, pero el señor Fruit Chan deja claro en todo momento que no es una película a tomar en serio, puesto que ni ella misma se toma en serio. Una locura? una genialidad? solo el tiempo lo dirá...

Firma: Omar Parra.