Buscador

Translate

Medio Oficial

miércoles, 3 de julio de 2013

Cockneys Vs. Zombies review


Título original: Cockneys Vs. Zombies

Año: 2012

Duración: 88 min.

País: Reino Unido

Director: Matthias Hoene

Guión: James Moran, Lucas Roche

Música: Jody Jenkins

Fotografía: Daniel Bronks

Reparto: Michelle Ryan, Georgia King, Alan Ford, Lee Asquith-Coe, Harry Treadaway, Honor Blackman, Richard Briers, Rasmus Hardiker


Terror en el geriátrico.

Terry (Rasmus Hardiker) y Andy (Harry Treadaway) son dos hermanos de los barrios bajos de Londres sin habilidades ni futuro pero con buen corazón. Para evitar que su abuelo y otros ancianos sin hogar se queden en la calle por culpa de la especulación urbanística; un avaro constructor quiere derrumbar el geriátrico para convertirlo en viviendas de lujo; Terry y Andy tienen la brillante idea de atracar un banco. Pero su sorpresa llegará cuando al intentar escapar de su poco exitoso robo, no les esperará la policía sino que deberán enfrentarse a una ciudad repleta de zombies.

Entretenido primer proyecto como director de Matthias Hoene que nos premia con una desternillante zomedia en la que también es el responsable del guión junto con James Moran y Lucas Roche. En este film encontramos los elementos típicos que caben esperar de este subgénero; buenas dosis de humor, en este caso, sobrio al más puro estilo Inglés; situaciones límites con multitud de fétidas criaturas dispuestas a todo por un cerebro; armas por doquier con munición ilimitada...

Con esta introducción uno podría preguntarse que encontraremos de distinto a otros títulos en el creciente y amplio mercado de este subgénero. Por lo pronto, y pese a no ser protagonistas, sí que hay que otorgarles un gran mérito a los ancianos del film. No todos los días uno puede deleitarse de un conjunto de abuelos con movilidad reducida, el que tiene, haciendo frente a hordas de zombies, siendo este uno de los platos fuertes del film.

Buscando un poco el trasfondo, también es necesario resaltar la crítica social que se realiza. No solo como he dicho antes dando protagonismo a la tercera edad, ese gran sector abandonado de la población, que está escondido porque se le considera inútil; sino que además aborda un tema de actualidad como la especulación inmobiliaria y la avaricia de los constructores, no importa quién sufra mientras ellos ganen; dejándonos una muy interesante y curiosa moraleja, las constructoras serán las responsables del apocalipsis zombie.

Buen trabajo en general del reparto sin grandes alardes de ninguno de los protagonistas, aunque si bien es cierto cabría destacar a Alan Ford (Snach: cerdos y diamantes; Lock & stock) peso pesado en películas británicas y que como casi siempre disfrutaremos de su mal genio y su liderazgo, en esta ocasión para salvar el día a un equipo más bien mediocre y con pocas posibilidades.

Un film correcto, divertido que nos hará pasar un buen rato; repleto de los elementos habituales de las zomedias, que hará las delicias a los asiduos al subgénero; y con alguna que otra grata sorpresa.

Firma: Daniel Manso.