Party Hard, Die Young review



Un grupo de graduados austriacos se dispone a disfrutar de la fiesta de sus vidas en Croacia. Para Julia y sus amigos, su graduación se convertirá en un viaje al auténtico terror, del cual más de uno no volverá.


Título original: Party Hard, Die Young

Año: 2018

Duración: 90 min.

País: Austria

Director: Dominik Hartl

Guion: Robert Buchschwenter, Karin Lomot

Música: Karwan Marouf

Fotografía: Thomas W. Kiennast

Reparto: Elisabeth Wabitsch, Marlon Boess, Markus Freistätter, Michael Glantschnig, Valerie Huber, Edita Malovcic, Antonia Moretti, Hisham Morscher


El terror se viste de fiesta.

Imaginaos que estáis en un fiestón. De aquellos en los que llega un momento en que no sabes si saldrás con vida, en el sentido menos literal de la palabra. Sexo, drogas, iba a poner rock & roll pero mejor dejarlo en ruido sincopado a todo volumen, y el resto de aditivos que encajarían en The End of the World Party. En fin, el paraíso para una generación que parece empeñada en que todo le pase de largo, dicho esto sin ningún ánimo de crítica.


Pero claro, hacer una película con el único aliciente de ver como unos jóvenes se lo pasan en grande, lejos de su casa y guiados como ovejitas en un viaje del Imserso, sería muy aburrido a partir del minuto quince tirando largo. Para romper esa ruidosa monotonía, qué mejor que plantar en pantalla los atroces asesinatos de un pirado que parece que se aburre de tanto bailoteo necesitando algo más. En fin, un vulgar y típico slasher con algún que otro aliciente, como puede ser un buen ritmo, logradas escenas gore, aunque un tanto escasas y unas actuaciones bastante convincentes.

Un grupo de graduados austriacos se dispone a disfrutar de la fiesta de sus vidas en Croacia. Para Julia y sus amigos, su graduación se convertirá en un viaje al auténtico terror, del cual más de uno no volverá.

Nos encontramos ante el tercer largometraje de Domink Hartl en el cual da rienda suelta a todos los tics de un tipo de cintas que parece anclado en décadas pasadas, en las que tuvo todo su esplendor. Creemos que en la actualidad todo eso está bastante superado, estando el público más predispuesto a otras visiones del terror, las cuales se omiten en esta cinta. No penséis que todo es negativo. Su calidad técnica salva en muchas ocasiones los muebles, pero no solo de eso vive el cinéfilo. En muchas ocasiones es preferible algo más cutre pero con una historia que nos enganche desde el minuto uno, cosa que Party Hard, Die Young no consigue.
Los amantes de los slashers seguro que ya me estarán mirando mal. Dentro de ese subgénero podemos encontrar, aún hoy en día, obras que nos sorprenden, pero que tampoco pueden abandonar todas las premisas, corsés o como queráis llamarlas, que las rodean. ¿Qué puede entonces diferenciar una obra de otra? Dejo la pregunta en el aire para que os devanéis los sesos si tenéis ganas.


A pesar de ser una obra muy coral, decir que encabeza el reparto Elisabeth Wabitsch en el papel de Julia. El resto da un aire de naturalidad totalmente acertado y necesario para que todo sea algo creíble. Destacar a Marlon BoessMarkus FreistätterMichael Glantschnig y Valerie Huber.

Para finalizar decir que estamos ante un film visto innumerables veces, con algún toque que lo vuelve simpático. Nada nuevo bajo el sol, y nada menos.

Firma: Josep M. Luzán.
@Josep_Luzan