Buscador

Translate

Medio Oficial

miércoles, 4 de octubre de 2017

The Bride review


Título original: Nevesta

Año: 2017

Duración: 91 min.

País: Rusia

Director: Svyatoslav Podgayevskiy

Guión: Svyatoslav Podgayevskiy

Música: Jesper Hansen

Fotografía: Ivan Burlakov

Reparto: Victoria Agalakova, Vyacheslav Chepurchenko, Aleksandra Rebenok, Igor Khripunov, Valeriya Dmitrieva, Vladimir Seleznyov, Miroslava Karpovich


Tendremos que seguir esperando a la gran película de terror rusa.

The Bride se vendió como la revolución del género desde tierras rusas, pero una vez visionada es una muestra más del agotamiento del sector que necesita de ideas nuevas y frescas para relanzar un género con tanto hecho y tanto por hacer. El cine ruso está, en términos generales, muy por debajo de lo que se podría esperar de un país que está entre los más poderosos del mundo. Es un estilo que no acaba de cuajar en el mercado internacional, es más caótico, divaga repetidamente y falto de ritmo. Repito, hablo amplificando mucho la lupa, ahí quedan grandes aportes como Solaris (1972) o Stalker (1979), pero estas y un puñado más son pequeños oasis en un vasto desierto repleto de películas mediocres.


Nastya y Vanya, una joven pareja, se casa en un arrebato, al poco él la llevará a conocer a su hermana y su familia. Esta tiene previsto hacer una boda más convencional pero la pareja no está de acuerdo, de hecho él tiene prisa por marcharse cuanto antes.

La película copia un estilo norteamericano, mucho más convencional pero el resultado es un batiburrillo que no sabe muy bien a donde va a parar. Argumentalmente es un caos, no sabes bien lo que está ocurriendo pero en el mal sentido, los personajes van tomando decisiones a lo largo de la cinta pero tú ya te has perdido porque no sabes a donde va a parar todo esto. Y no es que haya ningún misterio en su historia pues ya en sus primeras escenas te destapan toda la trama, eliminando así toda sorpresa en los planes de la familia, la confusión llega cuando ves que el plan va dando palos de ciego, con vacíos de guión alarmantes (que llegan en su final a su máxima catarsis) y una falta de interés por parte del espectador que ya hace rato que ha desconectado. Donde sí que luce bien la película es en su producción, la mansión gótica luce imponente sobre todo en las escenas que ocurren en el siglo XIX.

Dirige, como es habitual, una cinta de terror el joven Svyatoslav Podgayevskiy (Queen of Spades: The Dark Rite, Vladenie 18) y no termina de encontrar la tecla, no es ninguna maravilla pero se le nota buena diestra con la cámara y en iluminación pero peca en otros campos como una horrible selección musical en la primera mitad de cinta, con canciones pop adolescentes que no pueden combinar peor, una edición hecha a medias (da la sensación que faltan múltiples planos de transición), y un volumen de los efectos demasiado alto, llegando a apagar las voces de los personajes. Protagonizan los jóvenes Victoria Agalakova y Vyacheslav Chepurchenko y aunque no hacen una mala interpretación si me gustó más Aleksandra Rebenok, en el papel de la oscura hermana.


Una película con ciertos paralelismos en sus primeras escenas (luego no) con la reciente Déjame Salir (review) pero muy inferior en todos sus aspectos. Terror flojo, sustos extremadamente previsibles, múltiples vacíos argumentales y nada realmente original, hacen de The Bride una película mediocre y nada memorable. Tampoco es el gran desastre, pero no encontrarás grandes defensores de esta cinta.

Firma: Oriol Hernández.