Buscador

Translate

Medio Oficial

lunes, 23 de noviembre de 2015

Lace Crater review


Título original: Lace Crater

Año: 2015

Duración: 83 min.

País: Estados Unidos

Director: Harrison Atkins

Guión: Harrison Atkins

Música: Alan Palomo

Fotografía: Gideon de Villiers

Reparto: Joe Swanberg, Lindsay Burdge, Peter Vack, Chase Williamson, Jennifer Kim, Keith Poulson, William Nadylam, Andrew Ryder


Película extraña y algo aburrida.

Lace Crater hace un ejercicio que riza el rizo en temas de presencias fantasmales, hemos visto de todos los colores, manifestaciones, ataques, violaciones, posesiones... Y llega por fin la escena de sexo consentido y las consecuencias que ello puede acarrear al afectado/a.

Un grupo de amigos va a pasar el fin de semana en la casa de campo de uno de ellos, después de una noche de alcohol y drogas una de ellos, Ruth, se topa con el fantasma que habita en la casa. Resulta ser bastante simpático y agradable y todo acaba en encuentro sexual. En los días posteriores Ruth irá notando cambios en su cuerpo que no hacen presagiar nada bueno.

Leyendo la sinopsis casi podría parecer hasta una película simpática, y de hecho el primer cuarto es prácticamente una comedía romántica suave con un toque paranormal. Sin ir más lejos la escena que envuelve la presencia del fantasma es bastante cómica por pura rara que es. Pero se va tornando en una película extraña y paranoica, y saltando de un género a otro sin demasiado orden ni concierto. Si bien se centra en los cambios corporales de Ruth, que pasan desde malestar a una especie de líquido que envuelve su cuerpo cada vez que se acuesta, también queda reflejado como afecta esto a su vida social. Aunque encontré esas escenas las peores de la película por poco interesantes y con un serio problema de ritmo.

Dirige, escribe y edita su opera prima Harrison Atkins tras un buen puñado de cortometrajes, no acaba de acertar en el tono general de la película, pasando esta por varios géneros sin enfocarse ni profundizar en ninguno de ellos, sumado a un ritmo de la película bastante lento, hacen de esta una película un poco tediosa, y durando menos de hora y media es un mal asunto. El tema del ritmo de la película es disculpable pues se entiende con el tono general que tiene, pero un poco más de agilidad no le habría venido nada mal. Protagoniza Lindsay Burdge (The Invitation), con una correcta interpretación, una chica que acaba de salir de una larga relación, un poco perdida en la vida y totalmente vulnerable. Me gustó, sobretodo, en su segunda mitad cuando se vuelve un personaje algo más extremo.

Extraña y lenta película que habla sobre los peligros de los encuentros sexuales sin protección. No acaba de enganchar ni se centra en ningún aspecto en especial. No la recomiendo pero tampoco es un desastre.

Firma: Oriol Hernández.