Buscador

Translate

Medio Oficial

miércoles, 15 de abril de 2015

The Canal review


Título original: The Canal

Año: 2014

Duración: 92 min.

País: Irlanda

Director: Ivan Kavanagh

Guión: Ivan Kavanagh

Música: Ceiri Torjussen

Fotografía: Piers McGrail

Reparto: Rupert Evans, Antonia Campbell-Hughes, Hannah Hoekstra, Steve Oram, Anthony Murphy, Kelly Byrne, Maura Foley


El terror se esconde entre las aguas.

¿Qué hay, cinematográficamente hablando, más bonito que el terror psicológico?, poca cosa creo, puesto que cabe todo dentro de ese, digamos, cajón. Podemos poner fantasmas, criaturas del más allá, sonados recalcitrantes, putas sangrientas, etcétera. No obstante no es tan fácil de realizar. Necesitamos cierta dosis de maldad o tener la azotea con más grillos que un pastizal. Quizás el mérito radique ahí en dejar volar la imaginación pero, eso sí, que todo quede como muy congruente.

Ivan Kavanagh pertenece a esa tribu de directores-guionistas que intentan dejar cierta huella intelectualoides en sus films. Queda muy bien la verdad, pero si escarbamos un poco, en la mayoría de este tipo de films descubrimos que poco poso tiene el asunto. En The Canal podríamos hacer una excepción. Su calidad es innegable, la historia es perversa como a nosotros nos gusta, das algunos botes en la butaca cangándote en todo, las interpretaciones rayan a gran altura, en fin si vas sumando te queda un producto final muy apañado y resultón. Salvando las distancias encontramos cierta semejanza con Insidious de James Wan, creo que todo va quedando más o menos claro.

David visiona material de archivo de principios del siglo XX. Para su pesar descubre que en su casa se cometieron una serie de horribles asesinatos. Realidad y ficción se empiezan a mezclar hasta que pierde todo atisbo de cordura. En su mano está discernir entre bien y el mal, cosa que no resulta del todo fácil.

Magnífico guión que no tanto dirección de Ivan Kavanagh. Todo está muy bien hilvanado para que podamos seguir una historia que por momentos se vuelve confusa. Eso queda arreglado con pequeñas vueltas de tuerca que te van llevando hasta un magnifico y, en cierta manera, lógico final. Se echa de menos no obstante algo de firmeza a la hora de llevar todo esto a cabo. Es como si se escapara por los costados, diluyéndose.

Su acertado dibujo de los protagonistas nos lleva a hablar de las interpretaciones, con un sublime Rupert Evans a la cabeza. Carga sobre sus espaldas con todo el peso de la película y lo hace sobradamente, con soltura. Atrás quedan, entre su ya extensa filmografía, Elfie Hopkins y Ágora. Es de aquellos actores que su sola presencia ya hace subir enteros cualquier producto. Del resto destacar al niño Calum Heath y al queridísimo Steve Oram, co-protagonista y co-guionista de la recordada Sightseers, y que aquí le toca enfrentarse a un papel algo más serio y aburrido, aunque sabe dar ese ligero toque cínico que nos encanta. ¡Ah!, me olvidaba nombrar a otro de los protagonistas: The Canal, siempre amenazadoramente presente.

Para finalizar comentar que os dejará un gran sabor de boca. Tendréis la sensación de haber visto un gran producto, inmejorable. Cosas buenas las tiene, y muchas, a vosotros os toca ahora escarbar y descubrir o no lo que hay debajo.

Firma: Josep M. Luzán.