Buscador

Translate

Medio Oficial

domingo, 20 de octubre de 2013

Kiss of the Damned review


Título original: Kiss of the Damned

Año: 2012

Duración: 97 min.

País: Estados Unidos

Director: Xan Cassavetes

Guión: Xan Cassavetes

Fotografía: Tobias Datum

Música: Steven Hufsteter

Reparto: Joséphine de La Baume, Roxane Mesquida, Milo Ventimiglia, Anna Mouglalis, Michael Rapaport, Riley Keough, Juan Luis Acevedo, Jay Brannan, Jonathan Caouette


Típica película de vampiros que no os salpicará de sangre.

"Como artista, me siento en el deber de intentar muchas cosas y atreverme a fallar". Eso dijo una vez el inolvidable y mítico pionero del cine independiente norteamericano John Cassavetes. Su hija Xan, en esta película lo intenta, y lamentablemente falla. En mi opinión, primero por el concepto. En los tiempos que corren un film vampírico nos puede parecer interesante, pero le falta esa chispa que toda buena cinta posee. En segundo lugar por la elección de la pareja protagonista, más parecidos a actores de cintas románticas que a tremendos monstruos sin alma, que es de lo que se trata.

Nos encontramos, curiosamente, con la paradoja de que los actores secundarios superan ampliamente a los que interpretan los papeles principales. Este es un peso que ha de cargar toda la película y que hace que se resienta excesivamente. En ocasiones hasta molesta porque es muy evidente. Me estoy refiriendo a las magníficas interpretaciones de Anna Mouglalis y Roxane Mesquida, en los papeles de Xenia y Mimi respectivamente. Saben dar ese toque distinguido a la vez que perverso a sus papeles, hay que tener en cuenta que son vampiros y no hermanitas de la caridad. En el lado contrario tenemos a Joséphine de La Baume y a Milo Ventimiglia, que encajarían perfectamente en una comedia edulcorada.

Otra cosa a comentar es la incongruencia de una historia de amor entre ese tipo de seres. ¿Os imagináis un romance aderezado con la más salvaje lujuria de una duración aproximada de 400 años?, yo no, y si alguna vez lo hago, dejarme de hablar. Afortunadamente en algunas escenas de Kiss of the Damned, se nos da a entender que para estas criaturas la fidelidad es algo digamos que difícil.

Djuna vive en una casa totalmente adaptada a sus necesidades “vitales”. Casualmente conoce a Paolo, un guionista que busca paz y tranquilidad para crear historias y que está un poco agobiado por su agente. Ese encuentro hará que las vidas de ambos cambie en el futuro. Ese futuro puede llegar a ser muy largo, casi eterno.

Xan Cassavetes aborda un tema un tanto recurrente donde ya nada nos puede sorprender. En sus roles de directora y guionista se deja llevar por una historia que parece que la arrastre y que deje de ser suya. No todo es negativo, ni mucho menos. Aparte de lo comentado anteriormente referente a los actores secundarios, destacar las magníficamente rodadas escenas de acción, con un suave y acertado toque gore, así como la excelente fotografía de Tobias Datum. Las localizaciones también destacan por su acertado preciosismo. Mencionar, aunque sea un tanto osado por mi parte y sin que sea totalmente negativo, cierta similitud con la mítica La semilla del diablo (Rosemary’s baby), sobre todo en las escenas corales. Puede que sea un pequeño homenaje a su progenitor, o que su sombra sea muy alargada.

Para finalizar resumiré diciendo: nada nuevo bajo el sol. Creo que está concebida para pasar un buen rato, en ocasiones lo consigue, en otras se hace un poco difícil su digestión. Es una buena alternativa a los recalcitrantes seguidores de este tipo de filmes. Para el resto solo será una gota dentro de un océano, eso sí, de sangre.

Firma: Josep M. Luzán