Fantasia - Skinamarink review

Kevin y Kaylee son dos hermanos que se despiertan en medio de la noche esperando encontrar a su padre. Mientras tanto, todas las puertas y ventanas de la casa se han desvanecido.

Título original: Skinamarink 

Año: 2022

Duración: 100 min.

País: Canadá

Director: Kyle Edward Ball

Guion: Kyle Edward Ball

Fotografía: Jamie McRae

Reparto: Jaime Hill, Lucas Paul, Ross Paul, Dali Rose Tetreault.


Una película espeluznante.

El cine experimental siempre ha sido para nosotros como un imán. Las apuestas arriesgadas tienen un plus, basado en la dificultad, que hace que esas obras adquieran, solo por el mero hecho de ser, un aliciente que a veces puede ser digerible y en otras ocasiones no tanto. Como en muchas ocasiones nos viene a la mente el gran maestro David Lynch. ¿Alguien duda de su maestría y de su apalancamiento en la cima del cine mundial? Pues este señor nos regaló, entre otros, dos films que, según sus mismas palabras, no entendía ni él mismo. Me estoy refiriendo a Cabeza Borradora (Erasehead. 1977) y a Inland Empire (2006).


Skinamarink va por unos derroteros parecidos pero adentrándose de lleno en el terror. Es difícil encontrar una cinta en la que todo su metraje sea pura tensión. Estamos esperando que en cualquier momento salte todo por los aires y nos haga hundirnos en nuestro asiento.

Kevin y Kaylee son dos hermanos que se despiertan en medio de la noche esperando encontrar a su padre. Mientras tanto, todas las puertas y ventanas de la casa se han desvanecido.

Parecido a una pesadilla, el film transcurre tranquilo sin demasiadas cosas que explicar. Pero la atmósfera se torna angustiosa y asfixiante a cada momento. Se torna incluso claustrofóbica. Es como si viéramos con los ojos de un niño, una noche tenebrosa en la que andas perdido en tu propia casa.

Buena parte del mérito de este film va cargo del director de fotografía Jamie McRae. Crea un ambiente sucio, irreverente, oscuro y sumamente eficaz con lo que se nos está explicando. La ausencia de una total nitidez en las imágenes hace que empecemos a ver cosas que no son y que parecen ser. Un juego malévolo que nos provoca ansiedad.

El guion, obra de su director Kyle Edward Ball que hace su debut con esta película, es sumamente original. Nos aparta por completo de lo que estamos acostumbrados a ver sin apartarse, esto es un mérito, del más puro terror. Juega bastante con el espectador, el cual espera que de un momento a otro se desencadene una ola de acontecimientos. Por el contrario la sucesión de imágenes nos lleva a un mundo tenebroso y malsano que parece no tener fin.


Las interpretaciones, por llamarlas de alguna manera, son bastante inocuas. Es decir, si hubiera colocado maniquíes, el resultado habría sido el mismo. No obstante nombraremos a los integrantes del elenco. Lucas Paul y Dali Rose Tetreault se encargan de dar vida a los niños. Jaime Hill interpreta a la madre y Ross Paul al padre.

Skinamarink, aparte de ser una canción infantil estadounidense, es un film de aquellos que hay que ir a ver sobre aviso. Puede que no sea la película ideal para espectadores poco dados a la experimentación. Por eso mismo hay que darle todo el mérito que se merece, puesto que hilvanar todo eso en algo que sea mínimamente inteligible requiere un esfuerzo el cual hay que agradecer a su director y guionista Kyle Edward Ball. Para paladares exigentes.

Firma: Josep M. Luzán.
@Josep_Luzan

🎬 VOD