¿Eres tú, papá? review

Lili tiene trece años y vive con sus padres. Cuando Eduardo, su padre, desaparece, la niña decide utilizar un ritual para que vuelva. Lo que no sabe es que cualquier mínimo error puede hacer que todo acabe en una pesadilla.

Título original: Is That You?

Año: 2019

Duración: 107 min.

País: Reino Unido

Director: Rudy Riverón Sánchez

Guion: Rudy Riverón Sánchez

Música: Owain Kelly, James Williams

Fotografía: Raúl Pérez Ureta

Reparto: Gabriela Ramos, Jorge Enrique Caballero, Lynn Cruz, Osvaldo Doimeadiós, Eslinda Núñez


Terrorífico ritual sangriento.

Las historias, sobre todo en el mundo del cine, se pueden explicar de muchas maneras. El film que comentamos hoy, si lo pusiéramos en las manos de algún que otro director frenético acabaría siendo un cortometraje de, a lo sumo, quince minutos, lo que le hubiera quitado toda la gracia. Ya vais intuyendo por dónde va la cosa, pero no os engañéis, en ningún momento encontramos a faltar un ritmo trepidante. Para eso ya tenemos las películas de acción, que se alejan bastante con lo que se nos quiere explicar en ¿Eres tú, papá?


Lili tiene trece años y vive con sus padres. Cuando Eduardo, su padre, desaparece, la niña decide utilizar un ritual para que vuelva. Lo que no sabe es que cualquier mínimo error puede hacer que todo acabe en una pesadilla.

Obviando un poco el tema ritmo, de eso ya os daréis cuenta conforme avancen los minutos, la película transcurre como un riachuelo montaña abajo, y permitidme este toque pseudo poético. Esa lenta cadencia nos da idea de un guion muy bien trabajado, del cual es autor su director Rudy Riverón Sánchez, que hace su debut en el largometraje.

Lo que podría haber sido uno de los elementos fundamentales del film, el silencio, queda roto con una sinfonía de fondo que no es musical. Estamos hablando de unos débiles, pero quasi perennes gruñidos de cerdos, lo que nos va taladrando ignorando si tienen algún significado oculto. Puede que tenga algo que ver con la naturaleza humana aunque no tenemos mucho espacio para hablar de ello.

Pese a que el país de producción es Reino Unido, destacar que se rodó íntegramente en Cuba. Si tuviéramos alguna duda de esto último, indicar que la protagonista se sirve de la santería y el espiritismo, cosa que relacionamos con ese bello país, para intentar solucionar algo que la carcome por dentro y que hace que pierda completamente la cabeza.

Muchos ya están dejando de leer esto solo con ver esas dos palabrejas: santería y espiritismo, pero tenemos que decir que no se abusa en exceso de complicadas y aburridas ceremonias llevadas en tantas ocasiones al cine. Con cuatro pinceladas ya basta, derivándonos casi sin darnos cuenta, a un final terrorífico.


El apartado técnico es de altura. Para empezar resaltar la excelente fotografía del veterano y reputado Raúl Pérez Ureta. También nombrar la gran banda sonora sobre todo en la parte final (sin incluir a los cerdos), obra de Owain Kelly y James Williams.

Otro de los pilares en los que se apoya esta cinta son las interpretaciones, con una excelsa pareja femenina protagonista. Empezamos con Gabriela Ramos que encarna de manera espectacular a una desquiciada Lili. La madre no iba a ser menos. Está interpretada magistralmente por Lynn Cruz. El apartado masculino tampoco les anda a la zaga. Osvaldo Doimeadiós se hace con el papel de jerarca y Jorge Enrique Caballero con el de “amigo” de la peculiar familia.

Estamos ante una obra que acaba sorprendiéndonos si logramos superar la barrera inicial. Tenéis la suerte de que aquí estamos para avisaros. Si no nos hacéis caso estaréis perdiendo la oportunidad de ver una buena película.

Firma: Josep M. Luzán.
@Josep_Luzan