FANTASIA - Midnight in a Perfect World review

En un futuro no muy lejano, Manila es una ciudad en la que todavía se cree en los fantasmas, en la que corren drogas ultra potentes fabricadas con sustancias que nadie conoce, y donde la gente desaparece sin más, de forma repentina, durante apagones eléctricos que asolan la ciudad. Cuatro amigos están a punto de descubrir qué sucede realmente, si es que consiguen acabar la noche con vida.

Título original: Midnight in a Perfect World

Año: 2020

Duración: 91 min.

País: Filipinas

Director: Dodo Dayao

Guion: Dodo Dayao y Carljoe Javier

Música: Malek López, Erwin Romulo, Juan Miguel Sobrepeña

Fotografía: Albert Banton y Gym Lumbera

Reparto: Jasmine Curtis-Smith, Glaiza de Castro, Anthony Falcon, Dino Pastrano


Una noche de terror en Filipinas.

Filipinas es un país con una triste historia. Machacado por la dictadura de Ferdinand Marcos y su famosa esposa Imelda (que duró más de dos décadas), y actualmente bajo el régimen del no menos cruel Duterte, se conoce que allí las personas se desvanecen sin más, como si la tierra se las hubiera tragado, y sobre todo si difieren en pensamiento con el fascismo de los anteriormente citados. La droga también es un grave problema en el país, y a Duterte no le tiembla el pulso para aniquilar a cualquiera que esté cerca de ella, sin ningún tipo de juicio y a discreción.


Todos estos elementos, drogas, prohibiciones y desapariciones son el tema central de Midnight in a Perfect World. Desconozco si Dodo Dayao y Carljoe Javier, guionistas de la cinta, tenían la intención de hacer una analogía con la situación de su país con este relato de terror, pero es muy probable que haya alguna conexión, y que se sirvan de esta historia de miedo y asco para relatar lo que allí sucede a nivel político y social. Sus protagonistas, de hecho, se plantean qué pasaría si se saltarán el toque de queda impuesto por la ley marcial, y plantaran cara así a las represiones.

En un futuro no muy lejano, Manila es una ciudad en la que todavía se cree en los fantasmas, en la que corren drogas ultra potentes fabricadas con sustancias que nadie conoce, y donde la gente desaparece sin más, de forma repentina, durante apagones eléctricos que asolan la ciudad. Cuatro amigos están a punto de descubrir qué sucede realmente, si es que consiguen acabar la noche con vida.

Este es el segundo largo de su director Dodo Dayao y lo primero que destacaría es que tiene mucha calidad en casi cualquier aspecto técnico y visual. Desde los efectos especiales pasando por la fotografía, obra de Gym Lumbera y Albert Banton, todo es bastante impecable. Hay planos absolutamente hermosos, y su diseño de producción es sólido. Los actores también están a la altura, y por lo tanto las piezas del puzzle parecen encajar para que la película sea muy buena. Sin embargo, creo que lo que no me ha convencido de Midnight in a Perfect World es su narrativa.

Su forma de contar la historia, de cómo nos presenta a los personajes y las relaciones entre ellos, su montaje a menudo confuso, la convierte en una película a ratos pesada y aburrida. Perdemos bastante tiempo intentando descifrar elementos informativos y con secuencias muy largas y lentas como toda la que transcurre en la “safety house”. Digamos, pues, que el problema central del film es cuestión de ritmo y de discurso. Y ya se sabe que un buen ritmo obra milagros y uno malo hunde películas.


Aun así, la película merece más que un aprobado ya que su valor estético es alto, y ojo a las criaturas que aparecen (tranquilos, no es spoiler, aparecen en el minuto 1).

En definitiva, Midnight in a Perfect World es una cinta con calidad y con un guion interesante, con bichos, casas encantadas y muerte, aunque imperfecta por su tempo y su manera de contar la historia a veces tediosa y complicada.

Firma: Sonia Antorveza.
@bunyoldesucre

🎬 VOD