FANTASIA - Detention review


Taiwán durante la cruenta dictadura. 1962. Fang y Wei despiertan solos en su instituto y, pronto, empiezan a ser perseguidos por fantasmas. ¿Es esto una pesadilla, la realidad, la imaginación desbordada de uno de los dos? Puede que las respuestas estén en el pasado, pero igual descubren algo terrible.

Título original: Fanxiao

Año: 2019

Duración: 102 min.

País: Taiwán

Director: John Hsu

Guion: John Hsu, Lyra Fu, Shih-Keng Chien

Música: Luming Lu

Fotografía: Yi-Hsien Chou

Reparto: Gingle Wan, Meng-Po Fu, Jing-Hua Tseng, Cecilia Choi



Una cinta descarnada, romántica y absorbente.

Contaba la directora Issa Lopez, que cuando empezó a escribir su dura, pero maravillosa Vuelven (Tigers are Not Afraid) la idea era contar la realidad sin tapujos pero el guion se rebeló contra ella e introdujo elementos mágicos para suavizar la dureza. Es lo mismo que ocurre en Detention.


Taiwán durante la cruenta dictadura. 1962. Fang y Wei despiertan solos en su instituto y, pronto, empiezan a ser perseguidos por fantasmas. ¿Es esto una pesadilla, la realidad, la imaginación desbordada de uno de los dos? Puede que las respuestas estén en el pasado, pero igual descubren algo terrible.

Violencia y represión contra cultura y sueños de libertad, estos son los ejes sobre los que se levanta Detention, un maravilloso y duro alegato en contra de cualquier tipo de dictadura. En la ópera prima de John Hsu hay una extraña mezcla de terror, drama y romanticismo. Aunque parezca mentira todos estos ingredientes – mejunje que de primeras se antoja algo indigesto – funcionan de maravilla gracias al guion del propio Hsu junto a Lyra Fu y Shih-Keng Chien. No negaré que la primera media hora estuve alerta porque aunque todo lo que tenía que ver con el terror/suspense me parecía un acierto, lo relacionado con el elemento de rebeldía estudiantil me estaba dando un aire a El Club De Los Poetas (asiáticos) Muertos que en cualquier momento haría caer todos los logros.

Pero no, me descubro ante Detention y sus múltiples aciertos: tras un prólogo que parece más impuesto por un productor que otra cosa, debido a que explica demasiado de forma atropellada, entramos en el mundo terrorífico y es como estar inmerso en un videojuego de terror debido a la oscuridad, el silencio, la iluminación. Poco a poco, debido a flashbacks - reales o no – de los personajes principales como son la tímida Fang y el soñador Wei se irán descubriendo las claves de la historia mientras los fantasmas y visiones de terror acosan a nuestros protagonistas.


En su estructura, que parece sencilla y es un mecanismo de relojería, lo que hace que el espectador que se involucre pueda disfrutar Detention. La cámara de John Hsu, la fotografía de Yi-Hsien Chou y la música de Luming Lu son elegantes y el romanticismo de la historia nos recuerdan más a una película de Zhang Yimou que al terror asiático tipo Hideo Nakata o Joko Anwar por poner ejemplo de dos países distinto; y sin embargo Detention está repleta de momentos terroríficos, sin utilizar jump scares o estridencias narrativas, al apostar todo a la atmósfera y la historia, lo que la convierte en una rara avis durante estos tiempos que corren.

Gingle Wan como la dulce y triste Fang, Meng-Po Fu interpretando a Zhang y Jing-Hua Tseng como Wei conforman el triangulo de esta película que cuenta mucho y nos demuestra por qué tantos directores defienden el género fantástico: te permite contar historias desde otra perspectiva porque seamos sinceros: ¿te acercarías de motu propio a una película sobre la represión taiwanesa y la juventud durante los sesenta? Yo no y, sin embargo, Detention es toda una lección de historia.

Firma: Javier S. Donate.

🎬 VOD