The Closet review


Sang Won y su hija, Yi Na, se trasladan a una casa en medio del campo, un lugar ideal para que Yi Na se recupere emocionalmente de la pérdida de su madre. Pero un día, Yi Na cambia radicalmente y, poco después, desaparece sin dejar rastro. La búsqueda desesperada de Sang Won pronto le llevará hacia un rincón oscuro donde mora Myung Jin.

Título original: The Closet

Año: 2020

Duración: 97 min.

País: Corea del Sur

Director: Kwang-Bin Kim

Guion: Mark Janicello

Reparto: Jung-Woo Ha, Yool Heo, Nam-Gil Kim, Si-Ah Kim


El terror yace en el armario.

El J-Horror fue un auténtico revulsivo para los amantes del género, aunque ya había películas anteriores, fue con Ringu cuando la imagen de esa niña – niña o asqueroso ente que no lo tengo muy claro – tomó occidente al asalto generando unos escalofríos completamente novedosos.


Sang Won y su hija, Yi Na, se trasladan a una casa en medio del campo, un lugar ideal para que Yi Na se recupere emocionalmente de la pérdida de su madre. Pero un día, Yi Na cambia radicalmente y, poco después, desaparece sin dejar rastro. La búsqueda desesperada de Sang Won pronto le llevará hacia un rincón oscuro donde mora Myung Jin.

Hay mucho del Ringu original en The Closet, el debut como director de Kwang-Bin Kim, como puede ser el tomar un elemento tan integrado – sobre todo por nuestra tendencia a la acumulación - en nuestras vidas como un armario, el hecho de la maldición que rompe una vida o la búsqueda del origen del mal; pero ya no estamos a finales del siglo XX y hay otro tipo de público, ya se acabó el pelo largo sobre la cara y, para rizar el rizo de este mundo globalizado, Kwang-Bin Kim homenajea/plagia al James Wan de The Conjuring que, a su vez, adaptaba con sabiduría ciertos elementos del J-Horror… El círculo se cierra pero, por el camino, se ha perdido algo como la frescura, la rabia, sacrificando el terror primigenio a un producto comercial – la película tiene una clasificación para 15 años - debido a que, aunque la historia no se detenga en momento alguno, hay demasiada ligereza con los toques cómicos del exorcista o la trama innecesaria – pero demasiado presente en la cinematografía coreana – de la familia como elemento aglutinador.

Nada chirria en The Closet, pero tampoco apasiona y no hay sensación de peligro o perdida; lo mejor de la película son los momentos de terror con aquello que mora en la oscuridad de los armarios o la historia de Myung Jin – cuyo origen, aunque fatalmente rodado, consigue dejar mal cuerpo - pero el ritmo es irregular y tan pronto saltamos de un lugar a otro, solo porque la historia lo pide, y aunque repunta hacia el final, uno encuentra cada vez más homenajes al cine occidental como Insidious o Silent Hill, y el elemento J-Horror se esfuma. ¿Es The Closet el nuevo cine de terror coreano? Por mi parte espero que no.


Mientras el director Kwang-Bin Kim se rinde al cine occidental, las interpretaciones son totalmente coreanas, con esos gestos exagerados y cierta comicidad que resta interés, Jung-Woo Ha y Nam-Gil Kim forman tándem contra el mal como el sufrido padre y el exorcista, mientras Yool Heo interpreta a la niña desaparecida Yi Na y uno se pregunta cómo habrá sido el resto del casting porque su interpretación es horrenda, justo lo contrario de Si-Ah Kim, como el espíritu vengativo Myung Jin, que se come la pantalla.

¿Estaremos con The Closet frente a una franquicia? Depende de cómo funcione pero es un producto simplemente comercial, le falta espíritu, garra y aunque el potente origen de Myung Jin la emparenta con Sadako o la dupla Kayako y Toshio de Ju-On, necesitaría mejores cimientos que The Closet.

Firma: Javier S. Donate.

🎬 VOD