El ejército de las tinieblas review


Título original: Army of Darkness (Evil Dead 3)

Año: 1992

Duración: 83 min.

País: Estados Unidos

Director: Sam Raimi

Guión: Sam Raimi, Ivan Raimi

Música: Joseph LoDuca (Tema: Danny Elfman)

Fotografía: Bill Pope

Reparto: Bruce Campbell, Embeth Davidtz, Bridget Fonda, Marcus Gilbert, Ian Abercrombie, Richard Grove


Si haces zapping en el televisor y de rebote ves unas imágenes de simpáticos esqueletos marchando con un nervioso y particular paso hacia un castillo de la época medieval, rápidamente una sonrisa aparecerá en tu rostro ya que habrás descubierto que la más divertida película de la trilogía Evil Dead, está siendo emitida en tu televisor, y difícilmente cambiarás de canal. Culminación de una de las trilogías más conocidas de la historia del cine y seguramente la más famosa dentro del género. Mítica e innovadora, que despertó la curiosidad y los halagos de propios y extraños del cine de terror.

El ejército de las tinieblas es la predecesora de Posesion Infernal y Terroríficamente muertos, que básicamente consisten en la supervivencia del protagonista Bruce Campbell como Ash, en la lucha contra los muertos vivientes.

En esta ocasión Sam Raimi y su hermano, originaron una historia totalmente diferente de las anteriores, incorporando un salto al pasado más concretamente a al Inglaterra del siglo XIII en la época medieval, donde Ash, el protagonista experimentado en eliminar muertos vivientes, tendrá que lidiar con los habitantes de la época para poder enfrentar a unos evolucionados muertos que en esta ocasión despertarán del sueño eterno totalmente en cueros, contando nada más que con su esqueleto para tratar de conseguir su objetivo, que no es otro, que el libro de los muertos vivientes, el “Necronomicon”. Dando a los anales de la historia una de las escenas más míticas que los cinéfilos podrán recordar, viendo como los graciosos esqueletos van despertando y más tarde protagonizando una batalla épica entre lo humanos y lo de inframundo.

En este final de la saga Sam Raimi respecto a las dos películas anteriores, incorpora más momentos humorísticos que funcionan a la perfección en un film entretenido, divertido y novedoso dotando a la trilogía de la evolución y punto final que se merecía.
El ejército de las tinieblas no pasará a la historia como una joya del terror como lo ha hecho Evil Dead, pero si lo hará como un baile de efectos visuales y una conexión entre varios géneros como el humor negro, el cine de aventuras y el terror, que funcionó a la perfección convirtiéndose en una de las más reconocidas de la época y para muchos fans, entre los que me incluyo, como la preferida de la trilogía.

Como ha ocurrido con tantas otras películas está cuenta con un final alternativo al elegido por el director, que aunque sorprendente, rompe un poco con lo que trata de ser la película durante el metraje, siendo por esto, mucho más acertado el final alternativo propuesto por los productores.

Firma: Gerard FM.