Buscador

Translate

Medio Oficial

martes, 20 de marzo de 2018

La Madriguera review


Título original: La Madriguera

Año: 2016

Duración: 102 min.

País: España

Director: Kurro González

Guion: Kurro González, Francisco Conde

Música: Luis Herrero

Fotografía: Alberto Muñoz

Reparto: Francisco Conde, Adriana Torrebejano, Cristina Castaño, Carlos Santos, Javier Mora


Intenso thriller en 80 m2.

Nos encontramos ante una película muy pequeña, sacada adelante por el tesón de su director y del equipo al completo, dándolo absolutamente todo. Financiada con ayuda de un Verkami y peleada hasta llegar a completarla, el circuito de festivales y finalmente estreno en salas. En nuestros días, con las dificultades naturales además de las impuestas no podemos dejar de admirar ese grupo de personas que contra viento y marea, se arremangan los pantalones y levanta un proyecto de la nada. Ya solo por esto, esta película es un 10, vayamos pues a analizarla como película en sí.


Carlos es un exitoso escritor que pasa por un largo bloqueo tras la violenta muerte de su pareja. Vive recluido en su casa y ha desarrollado además una grave agorafobia. La editorial, preocupada por la inmediatez de los plazos de su nuevo libro y viendo que no se ha entregado nada, decide enviarle una joven ayudante para intentar encauzar la situación. El escritor la rechaza en un primer momento, pero poco después observa el potencial que su ayuda le puede otorgar.

La Madriguera es un thriller psicológico con tres personajes principales, el escritor, la ayudante y la casa, las tres con el mismo nivel de importancia. Un argumento simple al principio pero que posee varios niveles de comprensión (que rozan lo onírico) y que deja varias conclusiones al espectador pero pocos datos claves. No destripo nada cuando digo que el personaje de Carlos está loco debido al fuerte trauma, pero no se entiende como el proceso de transformación es tan inmediato y sin demasiada explicación, su plan no es demasiado elaborado y si le dura tanto es porque el personaje de la ayudante adquiere cierto síndrome de Estocolmo. Pues hay momentos en que sus acciones y planes de fuga te hacen levantar una ceja al ver lo erráticos que son. Digamos que hay momentos en los que tiene la escapatoria a tocar y pésimas decisiones como las de no cerrar una puerta o no coger un utensilio a modo de arma (la casa está plagada) hacen que su reclusión por parte de su secuestrador sea bastante sencilla.

Dirige su primera película Kurro González, con larga trayectoria como editor principalmente para televisión y cortometrajes y que da el primer paso en el largometraje como editor, director, productor y guionista. El manejo de la cámara y la fotografía son de un nivel alto, pero es complicado hacer un largometraje de más de hora y media con dos únicos personajes (y unos pocos más en escenas esporádicas) y por ello el ritmo se resiente múltiples veces, en especial en su primera hora, donde la presentación de los personajes y los medios tiempos hacen detener casi totalmente el compás del argumento, aunque llegados a un punto hace que algo más de la última media hora sea muy entretenida e incluso con pequeños toques de humor que le sientan muy bien y hacen que cuando termine te haya dejado un buen sabor de boca. La elección musical plagada de piezas clásicas, si bien el nivel de calidad no admite cuestión no encajan demasiado bien con la escena. Protagonizan Francisco Conde (Twice Upon a Time in the West, Me llaman búho), quien también guioniza y la televisiva Adriana Torrebejano, ambos están esplendidos pero el trabajo de ella es realmente muy bueno, dándolo todo en un papel muy sacrificado.


Una película que gustará si los ritmos lentos y la profundidad de personajes es tu especialidad, se echa en falta un poco más de energía en algunas escenas y algo de mala leche en otras, pero en general estamos ante un producto hecho por valientes y que tiene buenas ideas bien plasmadas, otras no tanto.

Firma: Oriol Hernández.