Buscador

Translate

Medio Oficial

jueves, 12 de octubre de 2017

The Ritual review


Título original: The Ritual

Año: 2017

Duración:  94 min.

País: Reino Unido

Director: David Bruckner

Guion: Joe Barton, Adam Nevill (Novela)

Música: Ben Lovett

Fotografía: Andrew Shulkind

Reparto: Rafe Spall, Robert James-Collier, Arsher Ali, Sam Troughton


Un ritual muy terrorífico.

Del mejor cine de género británico nos llega The Ritual. Un producto que sin ser totalmente novedoso, contiene elementos interesantes, como iréis viendo a lo largo de esta crítica. Uno de los puntos que llaman la atención es la aparición de un curioso monstruo extraído de la mitología escandinava, concretamente de Suecia. Jugando con el espectador David Bruckner nos va dando pinceladas de su presencia, y sólo hasta el final nos lo enseña en todo su esplendor, y la verdad es que vale la pena la espera, acongoja bastante.

Otra cosa a comentar es que a pesar de estar rodada íntegramente en exteriores, concretamente en un frondoso bosque, aparecen unas imágenes que enseguida identificaréis como bastante mundanas. Este elemento nos lleva a una cinta sobrenatural donde la realidad y la ficción se entremezclan sabiamente.
El director tiene cierto bagaje detrás, concretamente es el director de Southbound y The Signal. Esa afición por moverse dentro del terror parece ser que es su marca de fábrica, aunque en The Ritual la cosa está más hilvanada y podemos considerar un avance en su carrera en comparación con las anteriores, las cuales acabamos de comentar.


La historia es bastante original ya que, como hemos comentado, mezcla una situación mundana con algo que se escapa totalmente a nuestro raciocinio y, además, rodada sin concesiones y con un ritmo preciso.

Un grupo de amigos de la universidad se reúnen para una excursión. Tras algún incidente debido a la mala suerte, se adentran en un oscuro bosque. Se encuentran desamparados notando una presencia que los acosa.

Buena y resultona película con un gran guion en el que premia más la diversión a través de unos enigmas y con un gran ritmo. La desesperación de los protagonistas queda perfectamente reflejada a través de unas bellas imágenes, y es que la fotografía de Andrew Shulkind es de altura. Entre los puntos, podríamos denominar, como menos positivos, tenemos el un poco simple planteamiento que desemboca en un final algo previsible.

Otra de las cosas que no me atrevería a denominar en un sentido o en otro, es cierto parecido a la excelente serie Black Mirror. Naturalmente a los fervientes seguidores de esa producción británica les gustará ese parecido. Particularmente lo considero un punto a su favor.


Vamos con las interpretaciones. Empezamos con Rafe Spall. En su haber White Christmas, episodio de Black Mirror, La Vida de Pi y Earthbound. Seguimos con Robert James-Collier que mayormente ha desarrollado su carrera en el mundo televisivo, así como otro integrante del reparto Arsher Ali. Acabamos con Sam Troughton, participante entre otras en Alien vs Predator.

Un film para los amantes de las películas de terror con aire tradicional. Introduce, como hemos comentado antes, contiene ciertos elementos interesantes que hacen subir su nivel.

Firma: Josep M. Luzán.
@Josep_Luzan