Buscador

Translate

Medio Oficial

lunes, 5 de septiembre de 2016

Karate Kill review


Título original: Karate Kill

Año: 2016

Duración: 89 min.

País: Estados Unidos, Japón

Director: Kurando Mitsutake

Guión: Kurando Mitsutake

Música: Dean Harada

Fotografía: Toshiyuki Imai

Reparto: Hayate, Asami, Noriaki Kamata, Katarina Leigh Waters


¡Revive el mejor cine explotation! sangre, acción y desnudos.

Hace un año tuve la suerte de toparme con Gun Woman, el tercer largometraje de Kurando Mitsutake. Pese a tener muchas carencias, estas se suplían con ganas, grandes ideas y una Asami desbordante. Así que después de la grata sorpresa no esperaba que su siguiente film fuera a superar lo visto. Errado estaba, pues el director nipón da un pasito más y se nota que su cine aún no ha dado todo lo que es capaz de ofrecer. Karate Kill es un homenaje al cine de videoclub serie B que tan buenos momentos nos ha hecho pasar delante de nuestra televisión de tubo.


Hayate recibe la terrible noticia de que su hermana ha desaparecido. Por esto viaja desde Japón a Estados Unidos en busca de una pista que le lleve a recuperarla. Lo que no sabe, es que una temible secta llamada Capital Messiah es quien tiene secuestrada a su hermana. Hasta llegar a su líder, el temible Vendenski, tendrá que vérselas con decenas de secuaces dispuestos a dar su vida por la causa.

El director Kurando Mitsutake es un apasionado de los 80, cada fotograma desprende ese aroma a videoclub inconfundible, y la cinta está plagada de guiños y homenajes a esa época tan alocada que nos dio tan buenos momentos. Pero no debemos confundirnos, pues si bien es verdad que sus anteriores dos cintas eran serie B bastante amateurs, en Karate Kill se puede ver una clara progresión en su trabajo, el director no pretende que se la valore más, pero la mejora a nivel técnico es evidente. Desde el gran trabajo en la fotografía de Toshiyuki Imai que no le tiembla el pulso a la hora de rodar las brutales secuencias de acción o la estupenda faena del coordinador de acción, Keiya Tabuchi, que se marca algunas secuencias dignas de The Raid.

El único problema que persiste en la obra del director es su guión y en menor medida algunas de las actuaciones, mayormente algún secundario algo desubicado. Pero centrándonos en el argumento ya sea cierto que en este tipo de cine suelen ser bastante simples, pero es que a veces tienes la sensación de estar en un videojuego simplemente pasando pantallas. Algo más de profundidad en la trama principal o en alguna subtrama como por ejemplo mi idolatrada Asami no hubiese estado de más.

En cuanto a las actuaciones destacar el gran descubrimiento de Hayate, el actor principal de la cinta y el cual firma unas escenas de acción dignas de películas top. Nada que envidiar en este apartado a otros grandes de las tortas como Tony Jaa, Iko Uwais o Scott Adkins. Por otra parte tenemos a Asami, que esta vez no ejerce el papel protagonista, como sí ocurría en la anterior cinta del director, pero que hace de mentora y ayudante de Hayate, solo su presencia y algún desnudo que nos regala ya vale oro. Por último destacar un actor que realmente me encantó en Gun Woman, es Noriaki Kamata, aquí ejerce de jefe de un club y si bien no se marca un papelazo como en la anterior película nombrada, su sola presencia y alguna escena de acción que no mencionaré por no destripar nada, son dignas de mención.


Para terminar, recomendar esta cinta a todo amante de la serie B, para quienes recorrían los pasillos de los videoclubs para escoger lo último de Chuck Norris o la película de "chinos" donde se pegan bien fuerte. Esta cinta es un MUST SEE para todos aquellos que disfrutamos en aquella época del cine casposo de acción. Un total homenaje al explotation americano y a las películas de acción hongkonesas y taiwanesas de la época.

Firma: Omar Parra.
@Omar_FTW