Buscador

Translate

Medio Oficial

miércoles, 21 de octubre de 2015

La Bruja review


Título original: The Witch

Año: 2015

Duración: 87 min.

País: Estados Unidos

Director: Robert Eggers

Guión: Robert Eggers

Música: Mark Korven

Fotografía: Jarin Blaschke

Reparto: Anya Taylor-Joy, Ralph Ineson, Kate Dickie, Harvey Scrimshaw, Lucas Dawson, Ellie Grainger, Julian Richings, Bathsheba Garnett, Sarah Stephens, Jeff Smith


Una referencia del cine moderno de brujas.

Escalofriante y perturbadora, estas dos son quizás las palabras que mejor describe a este film, y el motivo por el que la definen tiene todavía más mérito, después de años de cine de terror y de brujas en particular, nos encontramos con una película que rehúye de las técnicas y tópicos utilizados hasta ahora, como los efectos digitales, sustos gratuitos o historias rebuscadas de finales desconcertantes en pos de la espectacularidad. La base y los cimientos de The Witch, son una atmósfera aterradora cuidada hasta el mínimo detalle que logra introducirnos en el siglo XVII en el seno de una familia ultra religiosa y unos actores comprometidos que ponen los pelos de punta.

Una familia de Nueva Inglaterra del 1630 compuesta por un matrimonio y sus cinco hijos es desterrada a las afueras de la ciudad. Junto a un misterioso bosque deberán empezar sus nuevas vidas, son muchas las leyendas entorno a este entorno y muy grande la fe de esta familia, un encontronazo inevitable está por venir.

Estamos ante una de las películas de género más cuidadas del 2015, puedo decir, que como películas redondas en todos los sentidos como esta habrá pocas este año. Técnicamente, por ejemplo, es fantástica en la ambientación, iluminación, maquillaje y dirección, así como el apartado sonoro.

En relación a lo escrito, el guión, es contenido en cada momento para generar la tensión sin dar más de lo necesario hasta el desenlace, sin exagerar ni buscar la sorpresa mediante cosas del todo increíbles para el espectador a razón de lo que el film ha sido durante todo su metraje.

Las interpretaciones son destacables y de remarcar, el padre de familia interpretado por Ralph Ineson, impresiona con su voz imponente y sus convicciones religiosas que no sabemos hasta donde está dispuesto a llevarlas y que marcan las pautas de su personaje a interpretar. Kate Dickie, como madre de familia y uno de los personajes que sufren una evolución mayor. Anya Taylor-joy, como la hija mayor y una de las figuras con más peso de la historia. El joven Harvey Scrimshaw, que interpreta a Caleb, el mayor de los hijo barones, quien también tiene minutos para lucirse en una tesitura difícil y cerrando el reparto los gemelos en la ficción Lucas Dawson y Ellie Grainger, los cuales no desmerecen en absoluto e impresionan con los papeles que les toca afrontar con su corta edad.

Como única cosa negativa mencionaría que no es una película para todos los públicos, es un metraje donde toda la historia se cuece a fuego lento, donde los detalles son cuidados hasta el mínimo resquicio, donde incluso el lenguaje de los personajes es el de dicha época, por ese motivo la ambientación es inmejorable, pero por ello también, el ritmo de esta puede atormentar a quienes no estén acostumbrados a películas donde el entorno se genere a este nivel.

Si tenéis ganas de ver una de las mejores películas de brujas, real, de entorno cuidado y preciosa factura con un final bien cerrado e inteligente, esta es una de las mejores opciones de los últimos tiempos. Si queréis sustos y un terror más directo, evitadla.

Firma: Gerard FM.