Buscador

Translate

Medio Oficial

lunes, 11 de mayo de 2015

El Bosque Negro review


Título original: El Bosque Negro

Año: 2015

Duración: 15 min.

País: España

Director: Paul Urkijo Alijo

Guión: Paul Urkijo Alijo

Música: Xabat Lertxundi

Fotografía: Carlos Gil

Reparto: Ortzi Acosta, Emilie Aranda, Ioar Argomaniz, Zigor Bilbao, Txema Blasco, Elias García, Ander Pardo


Historias de monstruos y caballeros que leías de niño.

El Bosque Negro es uno de esos cortos que dejan huella, sobre todo si como en mi caso, creciste en los ochenta rodeado de películas de brujería y espada, como Conan, El Señor de las Bestias o Krull. Donde los valerosos héroes se enfrentaban contra entes de otro mundo con sus espadas y su bravuconería. Este cortometraje viene a ser un homenaje a todo un género y una época, aderezado todo ello con un humor omnipresente que le sienta muy bien. Como única pega a esta delirante historia es sin duda esa sangre generada por ordenador, como tantas veces he predicado, siempre he sido más partidario de que se use sirope de fresa antes de recurrir a los efectos digitales. Aun así, este recurso queda muy resultón en la parte final del metraje, cuando se le da un uso que no es representar hemoglobina.

Sir Hector no teme adentrarse en los tenebrosos terrenos del Bosque Negro, una misión tiene en mente y nadie ni nada lo detendrá. Donde su hermano nunca regreso, el pretende alzarse victorioso y recuperar a una bella doncella que en lo más profundo de ese perverso bosque se halla sola y desamparada.

Los cortos del director Paul Urkijo Alijo siempre han tenido elementos de terror, fantasía y humor, y este que nos ocupa no es ninguna excepción. Sin duda sabe moverse entre géneros, cosa para nada fácil y eso queda plasmado a la perfección en forma de premios y nominaciones por los diferentes festivales allá por donde pasa. En cuanto al guión, escrito por el mismo Urkijo, es sencillo, pero efectivo, tal vez quince minutos para tan poca trama, queden algo exagerados, pero gracias a su ritmo non stop, en ningún momento se me hizo pesado.

Por contrapartida a lo que comente atrás sobre la sangre digital, todo el departamento de maquillaje, esta sublime, los monstruos están realmente muy logrados y no desentonan para nada, supongo que la opción digital siempre es más sencilla, pero creo que hay veces que apostar por las técnicas de toda la vida, funciona mucho mejor.

Cuando te quedas con ganas de más tras llegar a los títulos de crédito es que algo se ha hecho bien. Divertido, gamberro, sangriento y es que El Bosque Negro tiene esto y mucho más, vale la pena esos quince minutos acompañando a Sir Hector y su valeroso corcel. Otro signo más de que en nuestro país tenemos muchos directores talentosos que con un poco de apoyo pueden llegar muy lejos.

Firma: Omar Parra.