Buscador

Translate

Medio Oficial

miércoles, 13 de mayo de 2015

Crumbs review


Título original: Crumbs

Año: 2015

Duración: 68 min.

País: España

Director: Miguel Llansó

Guión: Miguel Llansó

Música: Atomizador

Fotografía: Israel Seoane

Reparto: Daniel Tadesse, Selam Tesfaye


Única en su especie.

Candy es un hombre de talla reducida pero de gran valor, vive con su enamorada recogiendo tesoros de un tiempo pasado en una Etiopia post-apocalíptica donde ya nada parece tener sentido. Una nave guarda el cielo desde hace tiempo sin dar señales de ningún tipo, ahora parece volver a tener actividad la cual desencadena unos fenómenos que llevaran a Candy a emprender el viaje de su vida.

Estamos ante un director español con las ideas claras, que ha rodado su opera prima en Etiopía. Miguel LLansó desde sus inicios con los cortos mostró una línea decidida en la dirección del rol que quiere para su carrera y se reafirma ahora con el largometraje.

Siendo este, cine de autor con un sello personal donde destaca la habilidad para contar una historia cargada de trasfondo y significado sin que ello condicione el resultado final de la película. Probablemente uno de los puntos que más valoro, porqué el equilibrio para que las películas sean amenas y divertidas y a la vez denuncien algo, en este caso la sociedad consumista, suele estar reñido.

Es fácil entender al instante que una película tan diferente al resto y personal como es el caso de la diseccionada hoy aquí, solo puede estar escrita por el propio director. Creando así un producto fruto más de la imaginación e inquietudes del propio autor que las compone que de un conjunto de decisiones tomadas por encargados de guión.

Migajas, como sería su título en castellano, es una historia psicodélica, que choca con la realidad como la conocemos y habla de un tiempo futuro que podría parecer una paradoja con el mundo en el que vivimos en nuestra actualidad, pero no es así, ya que tiene muchos paralelismos que el espectador debe descubrir y madurar en su opinión personal.

La historia es contada con un minutaje escaso de poco más de una hora que junto a los puntos cómicos del film, así como a los alocados personajes, dan pie a que el desarrollo fluya sin dejar de sorprendernos por lo descabellado de la proposición.

Unos paisajes post-apocalípticos de la Etiopía natal, son acompañados por una metálica banda sonora compuesta por Atomizador, que nos introduce en esta loca aventura contada por el singular protagonista Daniel Tadesse, el cual no deja de sorprender a nadie por la naturaleza de sus actos y la estructura de su cuerpo.

Firma: Gerard FM.