Buscador

Translate

Medio Oficial

viernes, 21 de noviembre de 2014

The Town That Dreaded Sundown review


Título original: The Town That Dreaded Sundown

Año: 2014

Duración: 85 min.

País: Estados Unidos

Director: Alfonso Gomez-Rejon

Guión: Roberto Aguirre-Sacasa

Música: Ludwig Göransson

Fotografía: Michael Goi

Reparto: Addison Timlin, Spencer Treat Clark, Denis O'Hare, Gary Cole, Veronica Cartwright, Anthony Anderson, Travis Tope, Joshua Leonard, Andy Abele, Gary Cole, Edward Herrmann, Ed Lauter, Arabella Field, Wes Chatham, Morganna May, Jaren Mitchell


Cuando no sabes ni copiar.

Casi 20 años ya que se estrenó Scream de Wes Craven, lejos de ser perfecta si que aportó un necesario aire fresco a las películas de terror, y puso buenos cimientos para el género de cara al siguiente siglo. Cogía elementos de clásicos, los adaptaba a la época añadiendo tecnología, lo viral y ese cachondeo que impera en el 90% de las producciones actuales. Estos últimos años parece que ha evolucionado más hacia lo psicológico pero las obras que se inspiraron de esta es prácticamente inacabable, no hay “slasher” que se aproveche de alguna directriz que Scream marcó. La película que nos ocupa no entendió esto, puedes coger elementos para tu historia, no está prohibido, pero si solo te preocupas de agarrar la carcasa pues pasa lo que pasa.

Un asesino en serie aterrorizó un pequeño pueblo con sus crímenes. 65 años y una película después parece que hay un imitador que vuelve a llenarlo de cadáveres.

Los primeros diez minutos de película prometen bastante, me interesó la idea de que existiera una película dentro de la propia que relatara los acontecimientos que se sucedieron años antes. Parecía atractiva el que ya hubiera una historia empezada, la gente ya esta prevenida y hay viejos demonios y desconfianzas. El problema es que la película se salta todas las cosas que parecían prometedoras, para meter escenas de matanzas sin que vengan a cuento ni que aporten nada a la historia.

No llega a los 90 minutos y se podrían quitar 50 sin problema por la poca sustancia del argumento. Nada tiene importancia, el que ya exista una película no significa nada, la policía tiene muchos minutos en pantalla sin motivo ni objetivo, el interés romántico lo puedes quitar y la historia es la misma. Incluso las escenas del asesino en plena faena están rodadas rápido y mal, no hay nada memorable ni con un mínimo de ingenio. Se resume en: mato de un tiro por sorpresa a uno, el otro huye, lo alcanzo y lo apuñalo. Y ni siquiera hay muchos de esos.

Es el primer largometraje del mejicano Alfonso Gomez-Rejon aunque tiene bastante experiencia dirigiendo varios capítulos de series como American Horror Story, The Carrie Diaries o... Glee. Dudo que le ponga muchas ganas, alguna toma con la cámara inclinada 45º y algún angulo curioso y poco más. Addison Timlin (Tipos Legales, Californication) es la sufrida protagonista, con sus gritos cada X minutos para no aburrir. Cumple a secas con un personaje bastante plano. Anthony Anderson, (Transformers, Infiltrados) ese actor que ves en todas partes y no sabes cómo se llama, aquí interpreta al policía encargado del caso y creo que en toda la película no hace ABSOLUTAMENTE NADA. La música es prácticamente inexistente.

En resumen, tenía potencial si se hubieran enfocado más en el “meta-cine” que ofrece, pero elige convertirse en un slasher sin personalidad y con una resolución que roza el insulto. Es un remake de una película de los setenta, que sin ser una maravilla tengo entendido que es bastante mejor, te aconsejo que vayas a por esa y te olvides de esta.

Firma: Oriol Hernández.