Buscador

Translate

Medio Oficial

jueves, 13 de noviembre de 2014

El Cuarto Hombre review


Título original: De Vierde Man

Año: 1983

Duración: 102 min.

País: Países Bajos (Holanda)

Director: Paul Verhoeven

Guión: Gerard Soeteman

Música: Loek Dikker

Fotografía: Jan De Bont

Reparto: Jeroen Krabbé, Renée Soutendijk, Thom Hoffman, Hans Veerman, Dolf De Vries, Geert De Jong


Eróticamente caótica, intrigantemente gore.

Tejiendo una telaraña empieza el ritual de la muerte la araña, denominada viuda negra, de este modo dan entrada los créditos de este magnífico film erótico de suspense con motas de gore.

Gerard Reve es un escritor alcohólico en fase de clara degradación. Además vive en estrecho contacto con la muerte, la percibe y la siente en todo lo que le rodea y en todo lo que se le pasa por la cabeza. Todo se magnificará cuando sea invitado a un pueblo para dar una conferencia sobre su libro y conozca a una misteriosa mujer.

El Cuarto Hombre, representa la última película del director bajo bandera holandesa antes de dar el salto a los EEUU para dirigir títulos como Los señores del acero, Robocop, Desafio total, Instinto básico, Showgirls, Starship troopers o El hombre sin sombra y retornar de nuevo a Holanda para dirigir El libro negro.
Es apreciable que algunas de sus obras posteriores, beben directamente de esta.

El guión es una adaptación escrita por Gerard Soeteman del libro de Gerard Reve, De Vierde Man. Provocadora historia con los elementos más polémicos y morbosos posibles, ya que El Cuarto Hombre representa, en una película del 1983, un cóctel de erotismo, sangre, excesos, violencia e incluso gore. Todo ello aderezado con menciones y presencia religiosa. Un film que se sitúa entre los grandes títulos de la época del cine de género.

El director Paul Verhoeven, dirige magistralmente a los actores, en concordancia con la historia y la ambientación tenebrosa, que sumerge al espectador incluso decenas de años después de la realización del film. A pesar de los efectos especiales que son notoriamente de la época.

Gran parte del éxito es gracias a la endemoniada banda sonora firmada por Loek Dikker que, con una base de órgano, logra erizar el bello, de igual manera que la fotografía de Jan de Bont, que resulta altamente intrigante y donde los planos cortos son la tónica del film. Indispensables para el éxito del film, las brillantes interpretaciones de Jeroen Krabbé como el escritor alcohólico y Renée Soutendijk, como la espectacular mujer misteriosa.

Esta indispensable obra se nutre de momentos repletos de polémica y controversia como el que protagoniza el actor principal, con su disparada y perturbada imaginación dentro de la iglesia, con la figura de Jesucristo clavado en la cruz.

Cine atrevido, donde la bisexualidad y el desenfreno tienen lugar.

Firma: Gerard FM.