Buscador

Translate

Medio Oficial

sábado, 18 de abril de 2015

Wyrmwood review


Título original: Wyrmwood

Año: 2014

Duración: 92 min.

País: Australia

Director: Kiah Roache-Turner

Guión: Kiah Roache-Turner, Tristan Roache-Turner

Música: Michael Lira

Fotografía: Tim Nagle

Reparto: Jay Gallagher, Bianca Bradey, Leon Burchill, Luke McKenzie, Yure Covich, Keith Agius, Catherine Terracini, Berryn Schwerdt, Beth Aubrey


Grotesca y bizarra. Una agradable sorpresa que ofrece diversión sin límites.

La producción australiana Wyrmwood, es una de esas películas que sorprende gratamente por la frescura y el descaro de los que hace gala, al combinar con éxito varios géneros del cine apocalíptico. Se define a sí misma como una road movie de zombies llevada al extremo, que rinde un sincero homenaje a los entrañables mad doctors de siempre. Todo ello bajo una estética a lo Mad Max de lo más bizarro. Y es que lo bizarro y lo estrafalario son la tónica general que inunda todo el metraje. Gracias al realizador Kiah Roache-Turner que firma el proyecto con un presupuesto tremendamente ajustado, pero consiguiendo alcanzar un resultado más que digno.

Escrito por los hermanos Kiah y Tristan Roache-Turner, el argumento se muestra directo y sin demasiadas complicaciones. Desde el inicio ofrece grandes dosis de acción trepidante que no cesa durante todo el metraje. Sin duda, se aprecia la admiración de ellos mismos hacia el mundo zombie y la aportación que hacen al género es muy grande. Y no es tarea fácil, con la gran cantidad de películas del género que se han llevado a cabo, ellos han conseguido hacerse con una pequeña parcela, en el reñido y masificado universo de los muertos vivientes.

También el elenco convence con su trabajo. Jay Gallaguer, Bianca Bradley, Leon Burchill o Yure Covich, ponen todo el empeño para hacer un buen trabajo que, sin duda, consiguen. Sin olvidarnos de Berryn Schwerdt en el papel de The Doctor, un científico loco que obtiene por meritos propios, el odio visceral del público hacia su personaje, por los nauseabundos experimentos que realiza. Por otra parte cabe destacar el buen hacer de los efectos especiales y maquillaje. Cumplen con creces su cometido y parecen estar hechos para una producción de presupuesto mucho mayor.

El apocalipsis zombie se ha desatado. En cuestión de horas no queda nada de nuestra antigua existencia. En este contexto, Barry un hombre que ha perdido a su mujer e hija, ha de rescatar a lo único que le queda en esta vida, su querida hermana Brooke. Ella se encuentra en manos de una banda de paramilitares ataviados con mascaras de gas. Para ello cuenta con la ayuda de su compañero de viaje Benny. Juntos deberán buscar a la pobre Brooke y sobrevivir en un entorno atestado de devoradores de carne.

Un punto de vista diferente que tiene de todo, drama, comedia y acción desmesurada para dejar un agradable sabor de boca. Una pequeña joya que los amantes del género no pueden dejar escapar.

Firma: Sergio Bosch.