Buscador

Translate

Medio Oficial

sábado, 8 de marzo de 2014

Rigor Mortis review


Título original: Geung Si

Año: 2013

Duración: 101 min.

País: Hong Kong

Director: Juno Mak

Guión: Jill Leung, Philip Yung

Música: Nate Connelly

Fotografía: Man-Ching NG

Reparto: Chin Siu-Hou, Kara Hui, Richard Ng, Anthony Chan, Hoi-Pang Lo, Hee Ching Paw, Fat Chung


Visualmente impecable, pero con un guión totalmente ausente.

Al ritmo de un videoclip, con una fotografía digna de mención arranca el debut de Juno Mak como director. Que ha querido homenajear al cine de los setenta, cuando los espíritus y los vampiros campaban a sus anchas y disfrutábamos de épicas peleas al son del kung-fu más exquisito. Eso sí, al contrario de aquellas producciones donde el humor solía estar presente, Rigor Mortis no deja pie a ninguna risa, una ambientación lúgubre acompaña toda la cinta y a sus protagonistas durante todo el metraje. Lástima que la primera hora simplemente la dediquemos a ir conociendo a los inquilinos del lúgubre e interminable inmueble donde se sucede toda la acción, esto estaría bien si realmente sirviera de algo o si realmente los llegáramos a conocer, cosa que dista mucho de ser así. Preparados para una sucesión de acontecimientos que tienen lugar sin apenas explicación y ante la mirada atónita del espectador que espera pacientemente una explicación que no llega.

Así es Rigor Mortis, 3/4 de película te estarás preguntado, ¿porque pasa esto?, ¿porque esta persona se comporta así?, no busques explicación, ya que no la hay. Durante este tiempo es mejor desconectar y disfrutar de su trabajo artístico, unos decorados increíbles, un maquillaje sublime y la escasa acción que nos muestra es exquisita. Pero el fallo sigue estando en su guión carente de interés o sentido.

¿Porque una producción que se las prometía marcar la diferencia este año acabo pasando con más pena que gloria por todos los festivales cosechando en su mayoría premios técnicos? Esa es sin duda la gran pregunta que se me pasaba por la cabeza a medida que avanzaban los minutos. Hemos visto a Juno Mak actuar de manera soberbia en Revenge: A Love Story, que de paso sea dicho el guión también le correspondió a él. Para su debut decidió olvidarse de actuar o escribir la historia, y centrarse solo en la tarea de dirección. Para fastidiar la película ya están Jill Leung y Phillip Yung que firman conjuntamente este desastroso guión.

No quiero ser pesado pero el trabajo de Man-Ching NG (Infernal Affair 2&3, Initial D), como director de fotografía. Nada tiene que envidiar a cualquier película del maestro Wong Kar Wai, sin ningún titubeo podemos hablar de poesía visual. Sin duda alguna puedo afirmar que este es el apartado más potente que nos ofrece esta producción.

De todo esto solo podemos llegar a la conclusión que el debut de Juno Mak detrás de las cámaras es prometedor, pero el conjunto es sin duda decepcionante. Personalmente el mayor problema de la cinta se lo atribuyo indudablemente a ese esperpento llamado guión. Entonces... ¿vale la pena verla? Pues la verdad es que si te gustan las producciones de los 70 y 80 sobre fantasmas y vampiros hongkonesas pasaras un rato entretenido, de lo contrario se vuelve bastante prescindible.

Firma: Omar Parra.