Buscador

Translate

Medio Oficial

viernes, 31 de enero de 2014

Do Not Disturb review


Título original: Do Not Disturb

Año: 2013

Duración: 87 min.

País: Estados Unidos

Director: BC Furtney

Guión: BC Furtney

Música: Trevin Pinto

Fotografía: Nickolas Dylan Rossi

Reparto: Stephen Geoffreys, Tiffany Shepis, Ezra Buzzington, James Grabowski, Robert DiDonato, Corey Haim, Laura Hofrichter


Un asesino que mata de aburrimiento. Soporífera.

Hay películas que tras terminarlas, si es que lo logras deseas borrarlas de tu mente, estamos ante uno de esos casos. Do Not Disturb se debería de haber llamado You be bored so hard. Actuaciones de pena y personajes carentes de interés son las premisas que nos ofrece este film sobre un asesino en serie más aburrido que un sábado noche jugando al parchís.

Don Malik es un escritor atrincherado en un hotel mientras intenta superar el brutal asesinato de su mujer y no suficiente con eso, mantiene un pulso con su representante la cual le presiona para que termine su próximo trabajo. Aunque nuestro escritor tiene asuntos más apremiantes, toda su concentración se centrara en planear una venganza contra los que él piensa que de una manera u otra fueron culpables de la muerte de su mujer. Don se verá en vuelto en una espiral de locura, violencia y venganza.

El director BC Furtney, tenia asuntos pendientes con su anterior trabajo New Terminal Hotel. La cual debería haber visto la luz en 2010 pero tras interminables retrasos y demás problemas se ha terminado transformando en lo que hoy nos ocupa estas líneas Do Not Disturb, es la nueva versión, recortada y re-editada de New Terminal Hotel.

Tras verla entiendo porque no vio la luz su primera versión, si esta nueva cinta ya se me a hecho pesada e interminable no quiero ni pensar cómo era la anterior. El guión escrito por el mismo director no engancha, sus personajes no tienen carisma, no puedes identificarte con nadie, todos están carentes de personalidad. Una cinta a medio camino entre el slasher puro y una historia de venganza que acaba por provocar somnolencia más que interés.

Tampoco le daremos toda la culpa al director, las cosas como son y es que el protagonista del film, Stephen Geoffreys que encarna al perturbado Don Malik, no termino de creérmelo en ninguna escena, esto no tendría tanta importancia en otra película, pero cuando tu llevas todo el peso de esta, y fallas estrepitosamente creo que gran parte de la culpa es tuya, guiones carentes de sentido y aburridos aparte.

Pero no todo iba a ser malo, lo más destacable de este desastre de película sin duda es su apartado sonoro. Trevin Pinto, que ya es un habitual en los trabajos del director, nos propone una selección de melodías muy acordes con cada momento, y ayuda a dar una buena atmosfera de tensión, pero es tal el despropósito del film que nada de lo que pueda hacer el bueno de Trevin salva el conjunto.

Posiblemente Do Not Disturb sea la peor película de terror en lo que va de año y una seria candidata a la peor de la década. Y es que como antes dije lo mejor de esta cinta es su banda sonora y para escuchar música me compro un CD, y no pierdo una hora y media de mi vida viendo este despropósito. Es evidente que no la recomiendo ni a mi peor enemigo.

Firma: Omar Parra.