Buscador

Translate

Medio Oficial

lunes, 9 de diciembre de 2013

Devil Fetus review


Título original: Mo tai

Año: 1983

Duración: 84 min.

País: Hong Kong

Director: Hung-Chuen Lau

Guión: Wen-hua Cheng, Ging-Jiu Lo

Reparto: Eddie Chan, Shirley Lui, Yung-chang Chin, Pak-Kwong Ho, Sai-gang Lau, Tan Lau, San Leung, Pui-pui Liu


¡El terror más bizarro! Un culto al cine trash.

Esta es la versión de El Exorcista que todos queríamos ver, es como si el Padre Karras portará una espada y lanzase rayos por los ojos. También es cierto que Devil Fetus empieza algo bastante light, con algún que otro momento remarcable debido a su alta capacidad de dejar al espectador con el culo torcido debido a esas escenas tan brutalmente inverosímiles que tanto nos agradan a los fanáticos del cine más trash. Subimos a bordo de una montaña rusa sin frenos, una montaña cargada de locuras, espíritus vengativos y batallas épicas.

Suk Jing adquiere en una subasta una estatua que resultara contener al mismo demonio de occidente. Tras pasar una ardiente noche junto al espíritu del mal un desgraciado accidente provocara su muerte y la de su marido. El sacerdote que oficia el entierro logra sellar sus vengativas almas, pero con el paso de los años otro desafortunado accidente liberara a los espíritus que permanecían sellados. El mal se ha liberado, y viene con ganas de fiesta.

Lau Hung-Chuen director de Devil Fetus, es más conocido por su carrera como director de fotografía, que alberga títulos como Prisión en Llamas o Corre corre que te como. Y a pesar que esta cinta que nos ocupa resulto ser su obra debut, demostró que no era un novato precisamente, realizando un magnífico trabajo tanto en dirección, como en el apartado fotográfico. Regalándonos así, lo que a día de hoy es una cinta de terror de culto, con escenas para el recuerdo y un ritmo envidiable.

Si hay que remarcar un momento de esta obra de culto, es sin duda la brutal batalla entre el sacerdote y el joven poseído, un alarde de cutre efectos especiales que hacen las delicias del espectador. Ni Son Goku en sus mejores momentos haría gala de un despliegue de habilidades tan variopintas, desde teletransportación, volar, una espada con rayos laser, vamos, una amalgama de poderes tan bizarra como impactante. Solo imaginar la cara de los privilegiados espectadores que disfrutaron de esta locura en salas de cine muero de la envidia.

Es comprensible que este tipo de films no gusten a la gran mayoría, pues van dirigidos a un target de público muy específico. Lo que puedo asegurar es que nadie quedará indiferente después de ver esa media hora final, simplemente sublime.

Pero atentos pequeños incautos, que estamos hablando de una película que posiblemente sea lo más alejado y remoto en cuanto al cine de fantasmas que conocemos. Preparados para ver uno de los máximos exponentes del cine hongkonés en cuanto a cine de horror extremo. El súmmum de la categoría III, no apto para amantes del cine hollywoodense, ni del cinéma vérité de Béla Tarr y compañía.

Para finalizar, comentaros que actualmente la única manera de conseguir esta joya del cine extremo en nuestro país es gracias a los amigos de Trashorama, que hace unos meses editaron de forma limitada una doble edición para coleccionistas que contiene Devil Fetus + Devil Fetus 2: The Rape After.

Más info:
http://trashoramadvd.wordpress.com/2013/07/29/devil-fetus-devil-fetus-2-the-rape-after/

Firma: Omar Parra.