Buscador

Translate

Medio Oficial

miércoles, 13 de febrero de 2013

House at the End of the Street review


Título original: House at the End of the Street

Año: 2012

Duración: 101 min.

País: USA/Canadá

Director: Mark Tonderai

Guión: David Loucka, Jonathan Mostow

Música: Theo Green

Fotografía: Miroslaw Baszak

Reparto: Jennifer Lawrence, Elisabeth Shue, Max Thieriot, Nolan Gerard Funk, Gil Bellows, Krista Bridges, Allie MacDonald, James Thomas, Jonathan Malen, Jon McLaren, Joy Tanner


Algo macabro y elegante.

Nos encontramos, en esta coproducción USA-Canadá, ante un excelente film del británico Mark Tonderai, en la cual, y a través de unas imágenes cautivadoras, nos cuenta una historia realmente escalofriante. Esto no quiere decir que nos encontremos ante una obra especialmente truculenta, si no que lo que explica es algo que no quisiéramos vivir ni en nuestros más lúgubres sueños. Sumamente agradable de visionar, sus escasos 101 minutos se nos pasaran volando ante unas imágenes a ratos morbosas, en ocasiones oníricas y a veces poéticas, todo ello redondeado con unas interpretaciones de la pareja protagonista muy logradas y realistas. Con lo dicho anteriormente parece que sea una cinta excesivamente comercial, puede ser, pero creo que hay que despojarse de ese tipo prejuicios y disfrutar de una buena película de terror. Nada más y nada menos. Esto es muy difícil de conseguir y salir satisfecho de la sala es algo a tener muy en cuenta.

Lo que narra tampoco es que sea muy novedoso pero el guión, muy bien hilvanado, nos lo explica de manera sumamente original. Utiliza la vuelta de tuerca en el momento oportuno, muy avanzada ya la cinta y cuando pensamos que todo transcurrirá como una mezcla de historia de amor y relato de misterio. Ese giro en el guión desencadena todos los acontecimientos, y de un film con un ritmo un poco lento, aunque no cansino, pasamos a otro realmente infernal y el terror aparece desnudo ante nosotros, afortunadamente nos podemos asir a un buen y coherente final.

Elissa y su madre Ryan se trasladan a un nuevo hogar lejos de la gran ciudad, y donde en principio se respira paz y tranquilidad. Los nuevos vecinos les explican lo que sucedió en la casa de al lado. La hija de una familia normal asesinó a sus padres. No tardaran en darse cuenta que la realidad era otra, si cabe más macabra.

En la parte un poco más técnica de esta crítica hay varios puntos que habría que destacar. Primero el excelente guión de David Loucka y Jonathan Mostow, respira calidad y coherencia por los cuatro costados, podríamos decir que está hecho con mimo y cuida hasta el más mínimo detalle, por pequeño que sea. La fotografía de Miroslaw Baszak es magnífica, claros y oscuros sabiamente mezclados que dan un aire especial a toda la cinta. En cuanto a las interpretaciones destacar a la pareja formada por la bella Jennifer Lawrence y su antagonista Max Thieriot, con unas caracterizaciones precisas y contundentes. El resto juega un papel muy secundario aunque Elisabeth Shue, en el papel de madre, logra destacar por su buen hacer y su experiencia.

Para terminar, deciros que aunque seáis amantes de filmes muy truculentos y extremos, a veces hay que agradecer una película de estas características, nos baja un poco al suelo y nos hace pensar que las obras bien hechas tienen el éxito asegurado.

Firma: Josep M. Luzán.