Fancine - Red Rooms review

Kelly-Anne, una joven modelo, asiste como oyente al juicio de Ludovic Chevalier, un presunto asesino en serie acusado de haber matado a tres jóvenes y haber grabado sus muertes en video para vender las cintas por internet.

Título original: Les Chambres Rouges

Año: 2023

Duración: 118 min.

País: Canadá

Director: Pascal Plante

Guion: Pascal Plante

Música: Dominique Plante

Fotografía: Vincent Biron

Reparto: Juliette Gariépy, Laurie Babin, Elisabeth Locas, Maxwell McCabe Lokos


Malsana y perturbadora, una película redonda.

Red Rooms es una película de la que no hay que saber casi nada, porque desconcierta adentrarse en ella. Hay que descubrirla paso a paso, escena a escena. Necesitamos unos cuantos minutos para situarnos, para mirar a Kelly-Anne, su protagonista, para intentar radiografiarla, para posicionarnos dentro de lo turbio del escenario. Todo ese camino se tiene que hacer a ciegas para que el suspense se vaya apoderando de uno. Como espectador nos dejamos atrapar por sus incógnitas, y la experiencia resulta excelente.


Kelly-Anne, una joven modelo, asiste como oyente al juicio de Ludovic Chevalier, un presunto asesino en serie acusado de haber matado a tres jóvenes y haber grabado sus muertes en video para vender las cintas por internet.

Decir que es una película sobre un juicio no sería del todo acertado, pero tampoco falso. Por lo pronto, así es como arranca la peli en una secuencia que es una fotografía nítida de qué nos espera: una lección de cine sobre suspense, que sólo va a ir in crescendo.

Pascal Plante, el hombre detrás de Red Rooms, ya tiene algunas películas a sus espaldas, y seguramente se habrá deleitado viendo el cine de Hitchcock o de De Palma. El director canadiense parece haber seleccionado todos los elementos de su historia con mucha precisión y de manera muy concisa. El conjunto está tan cuidado, que se traslada en un resultado casi impecable. Desde la elección de lo que nos va a contar, pasando por el punto de vista desde el que lo va a hacer, hasta los vehículos para contarlo: actores, escenarios, colores, música. Todo. Todo está ahí porque tiene que estar.

De una manera casi quirúrgica, la película denota que Plante y su equipo han cuidado cada detalle y que se ha ejecutado una dirección nítida y exquisita, de ahí las comparaciones con David Fincher. Lo inquietante que resulta Red Rooms es el fruto de todo lo mencionado anteriormente, un guion llevado a la pantalla con las ideas tan claras y un estilo tan acertado, que consigue crearnos escalofríos, y no lo digo de forma figurada.


Además, su alma de thriller no le impide ser considerada una película de terror. Da miedo en esencia por lo que cuenta y también por lo que muestra, cuando decide hacerlo.

Sólo añadiré que hay películas que te encantaría volver a ver por primera vez. Pagarías dinero por borrarla de tu cerebro y volver a disfrutarla. Creo que Red Rooms ya es una de esas para mí.

Firma: Sonia Antorveza.
@bunyolsdesucre

🎬 VOD