Entrevista a Neil Marshall, director de The Lair


De alguna forma, The Lair recuerda a tu primera película Dog soldiers. ¿Es algo que has hecho a propósito para volver a tus orígenes?

Totalmente. Cuando me puse a juntar elementos que me gustaban para escribir The Lair, salieron las películas de acción, los soldados y, obvio, los monstruos. Y me dije “Vale, esto es Dog soldiers”, así que me lo tomé como si The Lair fuera un primo de Dog soldiers, un primo lejano. La gente me preguntaba “¿Cuándo vas a hacer Dog soldiers 2?”, bueno, no puedo hacer la segunda parte de Dog soldiers pero he hecho The Lair en su lugar.


Algo muy destacable en tu película son las localizaciones, ¿Dónde la rodaste?

La rodamos en Budapest, Hungría, el Bunker es una mezcla entre cinco localizaciones distintas: los exteriores, los túneles, la cantera, los corredores, etc… Y la cantera también estaba en Budapest. La verdad es que el equipo de localizaciones hizo un muy buen trabajo. Queríamos evitar construir sets y por eso intentamos que todo fueran localizaciones reales.


Tienes monstruos en The Descent, Dog Soldiers, ahora en The Lair ¿Es una obsesión que te viene desde niño?

Claro que si, crecí viendo películas de monstruos, la serie de Doctor Who que siempre tenía el monstruo de la semana. De ahí viene toda mi fascinación por los monstruos y los cuerpos que estallan y saltan por los aires hechos pedazos.


Eres de los pocos directores que siguen apostando por los efectos prácticos.

Los practical FX son vitales. Aunque no tengas mucho dinero intenta hacer efectos prácticos, un buen ejemplo es la película A Quiet Place, algo no termina de funcionar con los CGI. Hay algo no tangible en los CGI que el espectador nota aunque se supone que esté en pantalla, falta un elemento físico. Por ejemplo en The Lair solo teníamos un monstruo y jugábamos con los trucos de cámara de la vieja escuela.


Qué consideras, ¿Es más caro hacer los efectos prácticos o CGI?

Creo que es más caro hacerlos con CGI en el sentido de que se gasta más dinero para hacerlos parecer reales, puedes hacerlo barato en CGI pero quedará horrible.


Produces tus propias películas, ¿Prefieres trabajar fuera de los estudios para tener control del proyecto o es que los estudios no se arriesgan a hacer este tipo de películas?

Los estudios hacen películas de forma masiva y los presupuestos de mis películas son baratos, así que no va por ahí. Básicamente es que no quiero repetir la experiencia de Hellboy donde tuve el dinero necesario, todos los juguetes que necesitaba pero a cambio me quitaron la creatividad: está mi nombre pero no es mi película; prefiero no tener dinero pero si el control absoluto sobre el proyecto y al final del día me sentiré mucho más satisfecho.

No pienso volver a trabajar en esos términos.


No participaste en The Descent 2, ¿Fue por alguna razón particular?

No veía razón alguna para hacerlo, la película estaba cerrada y no había forma de continuar la historia así que ¿Para qué molestarse?


¿Pero hablaron contigo los responsables?

Bueno, fueron los productores de The Descent y tenían los derechos así que… Es lo que hay.


Cómo te sientes con el lanzamiento de Dog Soldiers en 4K.

Estoy feliz con ello, se ve mejor que hace veinte años.


¿Qué nos puedes contar de tus próximos proyectos?

Pues este verano estuve rodando Duchess en Tenerife, es una película de gánster muy violenta en la que he repetido con gran parte del equipo de Lair. Cambiando de genero otra vez. Creo que estará terminada la próxima primavera.


Parte de tu carrera tiene que ver con el Horror. Por qué este género.

Me encanta asustar a la gente (Risas). Me gusta ver películas de terror, buscar la siguiente montaña rusa que me aterrorice, en el buen sentido de la pantalla. Es divertido y te hace sentir vivo.


¿Película de terror favorita?

Creo que Alien, porque era muy joven para verlas en el cine, así que uno de mis tíos fue a verla y me la describió con todo lujo de detalles: los huevos, lo del pecho estallando… Tenía siete años, fascinado y horrorizado al mismo tiempo.

Años después pude verla, y es maravillosa, tiene una de las criaturas más terribles y al mismo tiempo más sexuales de toda la historia.