Fantasia - Speak No Evil review

Bjørn, su esposa Louise y su hija Agnes están de vacaciones en Italia, procedentes de su Dinamarca natal. Allí conocen a una simpática familia holandesa formada por Patrick, Karin y su hijo Abel. Enseguida conectan y estos últimos les invitan a pasar un fin de semana en su casa de campo. Poco a poco esa imagen idílica acaba por desvanecerse por completo.

Título original: Gæsterne

Año: 2022

Duración: 97 min.

País: Dinamarca, Países Bajos

Director: Christian Tafdrup

Guion: Christian Tafdrup, Mads Tafdrup

Música: Sune Kølster

Fotografía: Erik Molberg Hansen

Reparto: Morten Burian, Sidsel Siem Koch, Fedja van Huêt, Karina Smulders, Liva Forsberg, Marius Damslev


Altamente provocativa.

La alargada sombra de Michael Haneke y su obra maestra tanto dentro del género como fuera de él, Funny Games (1997) planea sobre Speak No Evil. El terror se vuelve más perturbador si detrás no contamos con algo coherente o, como mínimo, que justifique la espiral de violencia. Es decir, el absurdo, el mal por el mal y lo que no llegamos a empatizar, dota a este tipo de films de un plus que esconde, todo hay que decirlo, cierta trampa. Una vez colocada esta premisa, todo vale. El guion puede virar hacia donde nos dé la gana. Dando por bueno esto, lo que eleva, o al contrario, desvirtúa este tipo de cintas es la manera en que están rodadas.


El tono más bien irónico de los angelitos protagonistas de Funny Games , han acabado convirtiéndose en iconos del cine de terror moderno, contrasta con la parte malvada de Speak No Evil. Hábilmente el director y co-guionista Christian Tafdrup nos va mostrando como una especie de diferencias culturales dentro, eso sí, de un mundo globalizado. Esas diferencias se van agrandando conforme avanza el film. Poco a poco el terror va tomando forma. Desde luego es algo que no esperamos del todo.

Bjørn, su esposa Louise y su hija Agnes están de vacaciones en Italia, procedentes de su Dinamarca natal. Allí conocen a una simpática familia holandesa formada por Patrick, Karin y su hijo Abel. Enseguida conectan y estos últimos les invitan a pasar un fin de semana en su casa de campo. Poco a poco esa imagen idílica acaba por desvanecerse por completo.

El guion nos lleva por unos derroteros que en realidad no quisiéramos ver. Pero el terror es como una bicicleta, si no pedaleas te caes. Este in crescendo nos va dejando con la boca abierta. Las sorpresas empiezan a sucederse y con mucha sutileza nos muestra la cara más abyecta del ser humano. Aquella que nos hace dudar incluso de nuestra superioridad como especie. Atentos al final. Apoteósico.


Las interpretaciones son muy naturales. Tienen que serlo para que nos creamos a los personajes que aparecen en pantalla. Me gustaría empezar por Morten Burian que da vida a Bjørn, un hombre algo decepcionado. Seguimos con Fedja van Huêt el antagonista al cual Bjørn parece admirar al principio. Sidsel Siem Koch interpreta a la abnegada y algo fría madre. Del resto nombrar a Karina Smulders y a los niños Liva Forsberg y Marius Damslev.

Speak No Evil no es un símbolo de la buena educación. Al contrario. Os pondrá los pelos de punta a pesar de algunas incongruencias que no se salvan ni por lo comentado al principio en cuanto a la libertad de guion. Estamos ante una película que os divertirá y os lo hará pasar mal a partes iguales. Un gran equilibrio.

Firma: Josep M. Luzán.
@Josep_Luzan

🎬 VOD