Hatching review

La maravillosa vida de Tinja se mueve entre una madre bloguera, un padre perfecto y un hermano repelente, aparte de las clases de gimnasia rítmica que debe hacer para acudir a un importante certamen. La muerte de un pájaro, y el descubrimiento de un huevo serán la caída de Tinja hacia la adolescencia, el descubrimiento de la naturaleza adulta y el terror.

Título original: Pahanhautoja

Año: 2022

Duración: 86 min.

País: Finlandia

Director: Hannah Bergholm

Guion: Ilja Rautsi

Música: Stein Berge Stendsen

Fotografía: Jakko T. Laine

Reparto: Siiri Solaninna, Sophia Heikkilä, Jani Volanen, Oiva Olilla


Los monstruos que anidan entre nosotros.

Y el séptimo día, el Dios contempló su obra y dijo: “Anidad y multiplicaos”.

No, espera no era así.


La maravillosa vida de Tinja se mueve entre una madre bloguera, un padre perfecto y un hermano repelente, aparte de las clases de gimnasia rítmica que debe hacer para acudir a un importante certamen. La muerte de un pájaro, y el descubrimiento de un huevo serán la caída de Tinja hacia la adolescencia, el descubrimiento de la naturaleza adulta y el terror.

Hay un elemento común entre varias propuestas de género que vienen del norte de Europa, Thelma de Joachim Trier, The Innocents de Eskil Vogt y esta Hatching de Hannah Bergholm: lo sobrenatural rompe lo cotidiano a plena luz del día, se rehúyen las sombras en unos países donde el sol es tan preciado y ello le da otra cualidad a este tipo de películas.

El primer acercamiento de la directora Bergholm al terror es una historia que tiene poco de sutil – no olvidemos que su guionista es el gamberro Ilja Rautsi, guionista y director de los divertidos y sangrientos cortometrajes Helsinki Mansplaining Massacre y Night of the living dicks – pero es capaz de jugar con los tópicos y transita entre el cuento de hadas infantil, el Slice of life y el horror kafkiano. Sin aspavientos pero con solidez, la directora saca jugo a la fotografía de Jarkko T. Laine para llenar la pantalla de luz y colores que transitan entre los pasteles y almibarados del nido principal que son la casa y el gimnasio como el tono más frio de los exteriores. Atención al momento cuento de hadas cuando la madre está durmiendo en una cama rodeada de tules, como algo ñoño se puede transformar en siniestro.


Como ya se dijo antes, el guion de Ilja Rautsi es poco sutil pero a cambio es una película sincera de género, donde hay sangre, muertos, vísceras, y que arranca fuertemente con un tono empalagoso, maravillosa la presentación de su familia y el modo en que culmina, para introducir el elemento realista y después romperlo con un último tercio que sabe ser emocionante y tenso al mismo tiempo.

Siiri Solaninna es la protagonista cuasi absoluta, y su interpretación de la atribulada Tinja sorprende por su naturalidad, pero es Sophia Heikkilä como la madre quien devora la película gracias a un papel tan real como odioso; el guionista Rautsi crea un personaje demasiado cercano, una madre que falsea su realidad para vendérsela al público de su video blog, que se viste y comporta como una reina para ocultar su verdadera naturaleza.

Hatching se pasa volando y aunque su metáfora sea tan poco sutil, aprueba en ritmo y diversión, confirmando de nuevo que el terror que viene de los países nórdicos tiene puntos comunes y entidad.

Ten cuidado y si te encuentras un huevo en el camino, esperando su nido, recuerda a la pobre Tinja o a Bart Simpson.

Firma: Javier S. Donate.

🎬 VOD