Dark Glasses review

Diana es una prostituta de lujo que se queda ciega. Diana, envuelta en oscuridad, ignora que en la ciudad hay un psicópata que asesina prostitutas y ella es una de las próximas víctimas.

Título original: Occhiali Neri

Año: 2022

Duración: 86 min.

País: Italia

Director: Dario Argento

Guion: Dario Argento, Franco Ferrini

Música: Arnaud Rebotini

Fotografía: Matteo Cocco

Reparto: Illenia Pastorelli, Asia Argento, Andrea Zhang, Andrea Gherpelli


Una prostituta ciega, una historia sin rumbo y la nostalgia de un director.

Escuché esta conversación sobre John Carpenter y cómo abandonó su carrera de director para centrarse en la de estrella de rock; alguien preguntó “¿No le gustaría volver a dirigir?” y la respuesta fue demoledora: “¿Has visto The Ward? Mejor que siga con los teclados”.

Lo mismo podría aplicarse a Dark Glasses y Dario Argento.


Diana es una prostituta de lujo que se queda ciega. Diana, envuelta en oscuridad, ignora que en la ciudad hay un psicópata que asesina prostitutas y ella es una de las próximas víctimas.

Dario Argento es un director/guionista que marcó época, estilo de rodar, fue el impulsor definitivo de un género tan italiano como el Giallo, y somos legión aquellos que le adoramos como un dios esteta; pero el tiempo corre imparable y, como decía el filósofo, todo fluye, nada permanece. El talento de Argento puede que siga ahí, se atisban destellos en Occhiali Neri, pero aún los fans más acérrimos del director deberán reconocer que sería mejor que dejase de rodar, aunque sea lo que le aporta energía.

En el guion, coescrito entre el propio Argento y su guionista de confianza Franco Ferrini, se reconoce aquello que les hizo tan especiales como la creación de un personaje femenino alrededor del cual gira la historia, la rapidez con la que arranca; en ese sentido da muchas esperanzas la secuencia inicial del eclipse, ya que tiene un elemento surreal que se pierde tras los títulos de créditos… Pero Argento y Ferrini se traicionan a sí mismos dejando de lado esos mundos cerrados y añaden ciertas tramas, como la de Chin o las clases de Asia Argento, que suenan a falsas. La propia amenaza, el asesino, aparece y desaparece a capricho de los guionistas, al igual que todo lo relacionado con la investigación policial y el resto de los asesinatos.

Dark Glasses tiene esos momentos made in Argento que, sin embargo, demuestran que cualquier tiempo pasado fue mejor, ya que todo lo que rodea el trabajo de scort de la protagoniza parece softcore italiano de los años 90, y los clientes de la protagonista son lo mejor de cada casa porque vaya elementos.


Y si hablamos de la protagonista, Ilenia Pastorelli es inexpresiva y uno siente que está asustada porque lo verbaliza, Asia Argento ha sabido dar el salto a dama tras ser un icono sexual durante muchos años y el resto del cast actoral parecen de saldillo, incluyendo al niño Andrea Zhang.

De largo, lo mejor de Occhiali Neri son esos apuntes modernos que miran hacia el pasado, como la música de Arnaud Rebotini que añade toques de Goblin a su música electrónica, igual que el joven director de fotografía Matteo Cocco; pero lo que realmente queda en la mente del espectador cuando termina la película, son los efectos prácticos del clásico Sergio Stivaletti, que siguen funcionando tan bien como el primer día.

Dark Glasses es como echar mirada al presente y preferir vivir en el pasado, entre los sangrientos y cómodos brazos del Dario Argento que rodó en el siglo XX. Allí siempre estará el hogar.

Firma: Javier S. Donate.

🎬 VOD