Muestra SYFY - Black Phone review

Finn (Mason Thames) y Gwen (Madeleine McGraw) son dos hermanos que viven con su padre (Jeremy Davies) alcohólico y violento, en una pequeña localidad donde no dejan de desaparecer niños. Finn, que tiene poco éxito entre sus compañeros de colegio y que lidia con los problemas de su padre, se encuentra un buen día con un hombre enmascarado en medio de la calle…

Título original: Black Phone

Año: 2022

Duración: 102 min.

País: Estados Unidos

Director: Scott Derrickson

Guion: Scott Derrickson, C. Robert Cargill, basado en un relato de Joe Hill

Fotografía: Brett Jutkiewicz

Reparto: Ethan Hawke, Jeremy Davies, Mason Thames, Madeleine McGraw


Violencia, poderes y el fin de la niñez en la nueva y conseguida cinta de Scott Derrickson.

La esperada Black Phone ya ha llegado. Una de las películas de terror que ansiábamos ver este año, dirigida por el padre de Sinister y de El exorcismo de Emily Rose, coincide en taquilla con Dr. Extraño 2, secuela de la que dirigiera el propio Derrickson con éxito hace unos años. Se dice que fue invitado a abandonar ese barco por discrepancias creativas y que saltó a este proyecto basado en un relato del hijo de Stephen King y producida por Blumhouse al retirarse del proyecto de Marvel.


Finn (Mason Thames) y Gwen (Madeleine McGraw) son dos hermanos que viven con su padre (Jeremy Davies) alcohólico y violento, en una pequeña localidad donde no dejan de desaparecer niños. Finn, que tiene poco éxito entre sus compañeros de colegio y que lidia con los problemas de su padre, se encuentra un buen día con un hombre enmascarado en medio de la calle…

Lo primero que queda patente en esta historia es que Joe Hill (que aquí también hace de productor ejecutivo) tiene las mismas obsesiones que su celebérrimo padre. Con imaginería que nos lleva directamente a Derry (globos, impermeable y niños en apuros), Hill nos habla del fin de la niñez. De ese momento en el que el mundo de los adultos, sucio, violento y despiadado, se come la inocencia y los sentimientos puros de los más pequeños para arrojar su oscuridad y cubrirlo todo. Tal y como se le dice a Finn desde el principio de la cinta “En algún momento tendrás que defenderte solo” y de eso va básicamente Black Phone.

Para interpretar a The Grabber, el monstruo de este cuento terrorífico, Derrickson ha contado con Ethan Hawke, que ya le dio muy buena suerte en Sinister y que luce en cada escena en la que aparece. Su atuendo, sus gestos, su actitud en un papel en el que apenas habla o se ve la cara, es bastante perfecta. Hawke da mal rollo en cada segundo en que le vemos. Los niños están muy bien dirigidos, tanto Mason Thames como su hermana en la ficción Madeleine McGraw, consiguen trasladarnos muy bien su relación de protección y ternura, y la evolución de sus personajes. Jeremy Davies como padre abusivo y perdido ante los acontecimientos también está muy bien.


La fotografía a cargo de Brett Jutkiewicz al que ya mencionábamos este año por haber firmado la de Scream (2022) está muy acertada y viste a la película del tono idóneo en los diferentes ambientes en los que se desarrolla. Parece que Jutkiewicz se siente cómodo en el terror, y la verdad es que consigue hacer cosas que me parecen elegantes.

El punto negativo sería para los sustos típicos y revenidos tan habituales dentro del género. Los “jumpscare” como se les suele llamar que, si bien funcionan, son un recurso trillado. Sobre todo porque en este caso no hacen ninguna falta y sería interesante verlo sin ese añadido sonoro en pantalla. Pero por suerte, no se abusa de este truco y diría que solo sucede tres veces. Otro punto flojo es cierto personaje que no aporta mucho a la trama más que alguna sonrisa, y que me pregunto si en el relato estará mejor desarrollado.

En definitiva, una buena película de terror con un tono incómodo y triste, donde el elemento sobrenatural y las conexiones con el más allá resultan bien integradas y creíbles.

Me despido ya, pero no sin avisaros de que al volver del cine no habléis con extraños, y evitad furgonetas y globos negros.

Firma: Sonia Antorveza.
@bunyoldesucre

🎬 VOD