FrightFest - Brain Freeze review

Una compañía bastante sospechosa introduce un fertilizante en la parte más rica de la ya de por sí rica comunidad, con la intención de que los magnates del lugar puedan jugar al golf durante el crudo invierno. Este agente externo crea una mutación genética que transforma a los infectados en zombies, que acaban convirtiéndose en hierba. Para luchar contra esta plaga tenemos a André, un adolescente y a su hermanita de un año. ¿Podrán con ello?

Título original: Brain Freeze

Año: 2021

Duración: 91 min.

País: Canadá

Director: Julien Knafo

Guion: Julien Knafo

Música: Julien Knafo

Fotografía: Marc Simpson-Threlford

Reparto: Iani Bédard, Roy Dupuis, Marianne Fortier, Anne-Élisabeth Bossé, Claudia Ferri, Mylène Mackay, Stéphane Crête


Divertida, vital y fresca.

Parece ser que los productores canadienses le han cogido el gustillo a las pelis de zombies. Últimamente, y como una marca de fábrica, las realizan con un toque de humor ligero, sin abusar demasiado. Basta recordar Los Hambrientos (Les Affamés. Robin Aubert, 2017) la cual, por su frescura, se ganó la simpatía de un público que ya no sabía que esperar en ese subgénero. Resaltamos lo de ligero ya que Brain Freeze no llega al paroxismo de Zombies Party, One Cut of the Deado Braindead (Tu madre se ha comido a mi perro).


Sin que lo precedente sea algo negativo, la cinta canadiense que analizamos hoy muestra la cara más amable de una infección, aunque introduce algunos elementos de actualidad que, sin dejar de ser inquietantes, hace que la sintamos muy próxima.

Una compañía bastante sospechosa introduce un fertilizante en la parte más rica de la ya de por sí rica comunidad, con la intención de que los magnates del lugar puedan jugar al golf durante el crudo invierno. Este agente externo crea una mutación genética que transforma a los infectados en zombies, que acaban convirtiéndose en hierba. Para luchar contra esta plaga tenemos a André, un adolescente y a su hermanita de un año. ¿Podrán con ello?

Estamos ante un film que busca sobretodo entretener. Su tono de zomedia nos hace pasar un buen rato, sin dejarse en el tintero cierta crítica social en un país, Canadá, en el que parece que aten a los perros con longanizas.

Con un gran ritmo, desarrolla una historia que no se aparta demasiado de los cánones de este tipo de cintas. Lo hace a través de un buen guion, del cual es autor el mismo director Julien Knafo, que puede que se nos antoje algo infantil. Esto hace que el target se amplíe enormemente. Estaréis pensando que le falta chicha, pero no, no escatima en escabrosos detalles pero lo hace de manera muy elegante, como si no quisiera molestar demasiado al público medio.

Hacemos nuestros enseguida a los protagonistas. Esta simpatía la utiliza Julien Knafo para darnos en todos los morros en alguna que otra ocasión. Ya sabemos que en las pelis de zombies no queda títere con cabeza y Brain Freeze no es ninguna excepción.

En el apartado técnico destacar el de los efectos especiales y maquillaje. Sin abusar demasiado, logran que los monstruitos nos produzcan bastante asco, cosa con la que siempre hay que contar en este tipo de films.


Vamos con las interpretaciones. Encabeza el reparto un jovencísimo Iani Bédard, el cual se mueve como pez en el agua. Le secundan, el ya veterano Roy Dupuis como héroe venido a menos, su hija interpretada por Marianne Fortier y Anne-Élisabeth Bossé en el papel de madre de la criatura. Mención aparte merece el bebé, ¡papelón!

Para terminar indicar que Brain Freeze es una película que tiene los ingredientes necesarios para que pasemos un rato divertido. Aunque no se aparte para nada de los films de zombies, aporta frescura, cosa que hay que destacar.

Firma: Josep M. Luzán.
@Josep_Luzan

🎬 VOD