BIFFF - Son review

El pasado de Laura fue muy traumático, pero de ese pasado conserva lo único que ama por encima de todo y todos: su hijo David. Pero cuando este sufra una extraña enfermedad, el terror vuelve a la vida de Laura. ¿Tal vez las respuestas, y la vida de David, se encuentren en ese horrible pasado que ha intentado olvidar?

Título original: Son

Año: 2021

Duración: 98 min.

País: Irlanda

Director: Ivan Kavanagh

Guion: Ivan Kavanagh

Música: Aza Hand

Reparto: Emile Hirsch, Andi Matichak, Luke David Blumm, Cranston Johnson, David Kallaway


Un imprescindible del 2021.

Señoría, en mi defensa diré que entiendo el culto que tiene The Babadook, pero mi problema con la película de Jennifer Kent es que madre e hijo me resultan insoportables y, por ello, jamás revisaré la película, ¿Cree usted que debería ver Son?


El pasado de Laura fue muy traumático, pero de ese pasado conserva lo único que ama por encima de todo y todos: su hijo David. Pero cuando este sufra una extraña enfermedad, el terror vuelve a la vida de Laura. ¿Tal vez las respuestas, y la vida de David, se encuentren en ese horrible pasado que ha intentado olvidar?

En 2014, Ivan Kavanagh estrenó The Canal, aunque tenía películas anteriores, y eso le puso en mi radar. Vaya por delante que The Canal no me gustó, pero tampoco es tan infecta como algunos predicaron. Había atmosfera e ideas para generar terror con pocos medios pero, a cambio, la historia giraba sobre sí misma una y otra vez hasta perder todo interés.

Con Son, Kavanagh ha dado en el clavo como director y guionista, porque tenemos atmosferas, tenemos ideas y sobre todo, tenemos una historia que avanza implacable. La sensación de que la amenaza está en camino, algo que cada vez valoro más en el cine de terror, empieza con ese prologo tan sórdido como misterioso y continua durante todo el metraje al jugar con un elemento realidad/paranoia que va creciendo minuto a minuto. Esta vez el director ha cambiado su Irlanda natal por las tierras del Misissipi pero, aunque tenemos secuencias a pleno sol, uno siempre tiene la sensación de estar moviéndose en el crepúsculo y es que la película cada vez es más y más sórdida. Los días son luminosos pero siempre repletos de sombras, como mejor ejemplo la secuencia del carnaval: todo debería ser alegre y, sin embargo, resulta muy siniestro.

Aunque hay algún jump scare, lo cierto es que Kavanagh lo rehúye, su narración es seca, directa y me recuerda fuertemente a la de Alan Parker en Angel’s Heart: esos lugares tan repletos de sordidez, esa suciedad que parece quedarse en la piel, los bruscos cambios de secuencias para desorientar al espectador. En esta película tan atmosférica, hay que destacar el nombre de Aza Hand no tanto como la compositora de la música, destacando esa nana tan hermosa, sino por su muy interesante diseño de sonido.


El casting de madre e hijo es sobresaliente. Andi Matichak se revela perfecta como una madre capaz de todo por su hijo, frágil y dura a la vez; Matichak es capaz de hacernos sentir la duda que hay en su interior: ¿Dónde está el límite entre lo real y lo terrorífico? Lo mismo podemos decir del joven Luke David Blumm, a veces tierno, a veces amenazador o terrorífico. Emile Hirsch interpreta al joven policía implicado en algo que le supera y cumple de sobra. Destaco a David Kallaway, su papel es corto pero tan sórdido como absorbente y, además, protagoniza una suerte de secuencia erótica que pone los pelos de punta.

Son es todo lo que The Canal apuntaba, y hace esperar con ganar los siguientes proyectos de Ivan Kavanagh. No te arrepentirás de verla.

Firma: Javier S. Donate.

🎬 VOD