BIFFF - Hotel Poseidon review

Bienvenidos al Hotel Poseidon, un lugar donde las pesadillas se tornan realidad, donde lo real se tiñe de gris y donde, en una vorágine surrealista, los personajes deambulan buscando quien sabe qué.

Título original: Hotel Poseidon

Año: 2021

Duración: 89 min.

País: Bélgica

Director: Stef Lernous

Guion: Stef Lernous

Música: Kreng

Fotografía: Geert Verstraete

Reparto: Tom Vermeir, Anneke Sluiters, Chiel van Berkel, Tine Van den Wyngaert, Kirsten Pieters, Tania Van der Sanden, Steve Geerts


Buena muestra de surrealismo terrorífico.

Cuando uno se sumerge dentro de un universo tan recargado, decadente y surrealista como Hotel Poseidon, tiene dos opciones. La primera: salir corriendo en el minuto uno sin volver la vista atrás. La segunda: aguantar como un campeón hasta el final e intentar entender solo un maldito diez por ciento. Esta última opción requiere algo más de esfuerzo, que valga la pena o no, depende de cada uno. En mi caso tengo que decir que las imágenes que aparecían en pantalla me provocaban desazón, angustia y alguna que otra carcajada.


Bienvenidos al Hotel Poseidon, un lugar donde las pesadillas se tornan realidad, donde lo real se tiñe de gris y donde, en una vorágine surrealista, los personajes deambulan buscando quien sabe qué.

La compañía de teatro Abattoir Fermé traslada a la pantalla sus pesadillas surrealistas adornadas con un interesante humor negro muy lynchiano por cierto. Stef Lernous se hace cargo de todo esto intentando, o no, poner algo de orden en una historia llena de aristas, historias paralelas y situaciones que no por más locas resultan menos reales.

Es sumamente complicado comentar un film de este tipo pero ¿quién dijo miedo? Empecemos por el guion. Normalmente estamos acostumbrados, que David Lynch nos perdone, a cosas más lineales o con algún giro temporal a lo sumo. En Hotel Poseidon todo transcurre dando saltos, pero no el tiempo, si no en la historia en sí. Es como si a un potro salvaje le hiciéramos sentar en un pupitre. Poniendo un símil más cinematográfico y cercano sería como si a David Lynch se le entremezclaran las hojas del screenplay y no quisiera ponerle remedio.

Sin ser esencialmente una obra de terror, contiene escenas de alto voltaje con bastante casquería y mal gusto. Ese gore utilizado de manera inteligente, da más énfasis a la locura de una historia que desde aquí propongo que alguien se atreva a explicar.

Rodada íntegramente en interior con decorados, destaca una impresionante dirección de arte obra de Sven Van Kuijk en unos escenarios de locura, decrépitos, polvorientos y con bastante mierda, donde los personajes deambulan sin chocarse. Ese aluvión de actrices y actores se mueven milimétricamente entre muebles demodés, dando la impresión de estar bailando una danza con el mérito que eso supone.


En las interpretaciones tenemos, en el papel principal, a Tom Vermeir, un espeso hombre que parece estar a cargo del cochambroso establecimiento y que sin muchos alardes dota a su personaje de un aire de tristeza, totalmente acorde con el entorno. El resto son bastante secundarios, con lo que omitiré su enumeración.

Hotel Poseidon es una película para los que tienen el morro fino, en el sentido de que saben apreciar las obras que se apartan bastante del corte clásico. Por eso mismo habrá gran cantidad de público que pondrá los pies en polvorosa. Particularmente no me atrevo a recomendarla a ningún segmento. Eso sí, ¿eres curioso?, pues adelante.

Firma: Josep M. Luzán.
@Josep_Luzan