FANTASIA - Yummy review


Michael lleva a su novia, Alison, y a la madre de esta, Sylvia, a un hospital – situado en cualquier país ignoto de Europa- especializado en operaciones de cirugía estética de bajo coste o alegales. Mientras Alison y Sylvia reciben sus tratamientos, Michael visita el hospital con Daniel, un bon vivant que aprovecha su trabajo en el hospital para conseguir drogas y dar “cariño” a las mujeres que llegan solas al hospital. Cuando Michael encuentra una mujer atada a una cama, con una extraña máscara en el rostro, el infierno se desatará sobre la tierra.

Título original: Yummy

Año: 2019

Duración: 88 min.

País: Bélgica

Director: Lars Damoiseaux

Guion: Lars Damoiseaux, Eveline Hagenbeek

Fotografía: Daan Nieuwenhuijs

Música: Nico Renson

Reparto: Maike Neuville, Bart Hollanders, Benjamin Ramon, Clara Cleymans, Tom Audenaert


Una refrescante ducha de sangre y tripas.

Todo maestro tiene sus alumnos, algunos siguen las lecciones al pie de la letra y otros las adaptan a sus necesidades. David Croneberg y su nueva carne sigue, para el que esto escribe, tan vigente como el primer día: las cirugías invasivas e ilegales, esos hospitales donde todo es tan impoluto como sospechoso y los personajes con pulsiones sexuales. Brandon Cronemberg con Antiviral, intentó acercarse a los caminos de sus padres pero el resultado era demasiado impersonal y sin embargo es el belga Lars Damoiuseaux con su sangrienta Yummy quien acerca David Cronemberg al gore extremo.


Michael lleva a su novia, Alison, y a la madre de esta, Sylvia, a un hospital – situado en cualquier país ignoto de Europa- especializado en operaciones de cirugía estética de bajo coste o alegales. Mientras Alison y Sylvia reciben sus tratamientos, Michael visita el hospital con Daniel, un bon vivant que aprovecha su trabajo en el hospital para conseguir drogas y dar “cariño” a las mujeres que llegan solas al hospital. Cuando Michael encuentra una mujer atada a una cama, con una extraña máscara en el rostro, el infierno se desatará sobre la tierra.

Lars Damoiuseaux y su coguionista Eveline Hagenbeek no se andan por las ramas con la ópera prima de Lars: aquí se viene a pasar un buen/mal rato y el entretenido prólogo lo deja claro, lo mismo que la presentación de los personajes principales como Michael y el gran problema de Alison, en una secuencia tan grosera como realista. No hay trampa ni cartón en Yummy, el humor es a veces basto y la historia toma demasiada velocidad en su primera media hora, donde se presenta el escenario y el resto de los protagonistas y cuando llega el estallido de la enfermedad uno se pregunta cómo van a rellenar la hora siguiente. Aunque el ritmo es irregular y a veces se notan los altibajos, Lars Damoiuseaux maneja la cámara con brío y hay secuencias más que logradas con sangre y tripas, muchas tripas, despertando gritos de “noooo” en más de una ocasión y si eres hombre permíteme que te diga esto: prepárate para reír y sufrir en la secuencia de la cocina.

Los tópicos de las películas zombis están aquí, todos, y alguno resulta poco aprovechado mientras otros se meten con calzador – el origen del estallido, por ejemplo – pero eso no resta puntos a la diversión pura y dura, a la casquería que remite directamente a Peter Jackson y otras se permite homenajes explícitos – apuntalados por la música de Nico Renson – a 28 Days Later de Danny Boyle.


Gran parte del acierto de Yummy, aparte de una historia que jamás se detiene y es capaz de reinventarse, es el más que logrado casting: Maaike Neuville aporta dulzura a este personaje con una gran carga vital, aplausos para Bart Hollanders como el antihéroe Michael y cierta decepción con Benjamin Ramon como Daniel, ya que no termina de rellenar un personaje que necesitaba más dosis de canalleo; entre los secundarios destacar a la hermosísima Clara Cleymans, perfecta como insensible mujer de negocios, cuya presencia sabe a poco, y dejo para el final a Tom Audenaert, protagonista de la – para mí – mejor secuencia de la película.

Yummy es como el mejor cine de David Cronemberg pasado por el filtro de Peter Jackson, es trepidante, está repleta de hallazgos y al que esto escribe no le importaría una segunda parte.

Atrévete a entrar en este siniestro hospital, ya verás qué ocultan sus puertas.

Firma: Javier S. Donate.

🎬 VOD