Happy Times review


Los acaudalados israelitas, ubicados en Beverly Hills, Noya y Yossi celebran una cena por el Sabbath; entre los invitados se encuentran amigos, colegas de negocios, novias, primos con el ego subido y un rabino. No habrá forma de mantener la concordia cuando los conflictos salten entre plato y plato.

Título original: Happy Times

Año: 2019

Duración: 93 min.

País: Israel/Estados Unidos/Italia

Director: Michael Mayer

Guion: Michael Mayer, Guy Ayal

Fotografía: Ziv Berkovich

Música: Guy Ayal

Reparto: Shani Atias, Michael Aloni, Stéfi Celma, Ido Mor, Iris Bahr, Liraz Chamami, Mike Burstyn


La cena más sangrienta en muchos años.

Son muchas las razones por las que no celebro cenas en casa, primero porque el salón no me da para mucha gente sentada, luego es difícil mezclar grupos con opiniones contrarias sobre política, Star Wars/Star Trek, hombre, mujeres, ¿cerveza con o sin?


Los acaudalados israelitas, ubicados en Beverly Hills, Noya y Yossi celebran una cena por el Sabbath; entre los invitados se encuentran amigos, colegas de negocios, novias, primos con el ego subido y un rabino. No habrá forma de mantener la concordia cuando los conflictos salten entre plato y plato.

Soy un gran defensor de las películas situadas en el mismo espacio/tiempo, considero magia que con pocos elementos se puedan llevar adelante historias interesantes; así de primeras me vienen a la cabeza H0us3 del tándem Manolo Munguia/Sergio Martinez, la inquietante The Invitation de Karyn Kusama, la genial Cheap Thrills o la paranoica Coherence. Todas estas mantienen elementos comunes: una historia que se va desarrollando hasta estallar, personajes a los que acompañar y un tempo que debe ser medido.

Se agradece el intento de Guy Ayal y Michael Mayer con Happy Times: una historia que empieza como una parodia/crítica de los judíos adinerados en Estados Unidos y termina por convertirse en un crisol de los defectos humanos. Pero la mezcla no logra funcionar debido a un ritmo irregular que plantea tanto a los personajes como sus miserias con demasiada rapidez – los anfitriones Noya y Yossi ya sabemos que son una pija y un patán con mucho dinero – solo para ir salpicando el metraje con enfrentamientos que culminarán en una lucha a vida o muerte; por el camino se irán plantando una serie de minas que el director Michael Mayer utiliza sin explotarlos del todo, como cierta foto viral o una botellita cuyo contenido es peligroso.

El tono ligero está ahí, las explosiones de brutalidad funcionan en su último tercio y sorprende lo naturalista y brusco de las muertes, pero uno tiene la sensación de que las peleas y asesinatos tienen más que ver con el capricho de los guionistas y director para intentar despertar risas en el espectador que con el desarrollo lógico de la película.


Nada malo que decir respecto al nivel técnico de Happy Times, así como tampoco podría decirlo al nivel actoral ya que lo único que se les exige es que se pongan histéricos cuando deben. Tal vez los más destacables sean Shani Atias por su belleza, Idor Mor porque consigue resultar odioso y el clásico Mike Burnstyn como el rabino.

Happy Times es un entretenimiento ligero. Si eres judío o conoces esta cultura en profundidad seguro que la disfrutarás más debido a todos los estereotipos que aparecen, pero considero que hubiera necesitado un ritmo más cuidado o que hubiera funcionado mejor como mediometraje.

Firma: Javier S. Donate.

🎬 VOD