Dreamkatcher review


Gail y Luke son una pareja que decide pasar unos días de relax junto a Josh, hijo de Luke, tras la muerte en extrañas circunstancias de su madre Becky. Las continuas pesadillas de Josh le llevan a robar un “atrapasueños” a una extraña vecina.
Jennifer Kent

Título original: Dreamkatcher

Año: 2020

Duración: 85 min.

País: Estados Unidos

Director: Kerry Harris

Guion: Dan V. Shea (Historia: Kerry Harris)

Música: Joseph Bishara

Fotografía: George Wieser

Reparto: Radha Mitchell, Henry Thomas, Finlay Wojtak-Hissong, Lin Shaye, Jules Willcox


Una cinta de terror bastante soft.

En 2014 tuvimos la suerte de poder ver The Babadook (Jennifer Kent, 2014). Sin ser una cosa extraordinaria, destacó por su incursión de lleno en el terror, cosa que en esos años era bastante difícil de ver en unas salas de cine que se empecinaban en proyectar un aluvión de cintas sci-fi y explosivos y atrayentes thrillers. Dreamkatcher tiene algo de ese film. No obstante. su intento por desgranar algo nuevo en películas de posesiones, se queda en eso, en un proyecto, la realidad se aleja bastante de un subgénero que ya está bastante exprimido y que, por otra parte, nos ha regalado auténticas obras maestras, no solo ya del cine de terror si no del cine en general.


Apuntar que es bastante complicado generar contenido novedoso en el cine de terror de hoy en día, con lo que queremos destacar el mérito de meterse de lleno en una trama simple, quizás demasiado, que acaba convirtiéndose en una trampa.

Gail y Luke son una pareja que decide pasar unos días de relax junto a Josh, hijo de Luke, tras la muerte en extrañas circunstancias de su madre Becky. Las continuas pesadillas de Josh le llevan a robar un “atrapasueños” a una extraña vecina.

Kerry Harris hace su debut en el largometraje con Dreamkatcher. Un film con un envoltorio bello, más acorde con una historia campestre, que vanamente nos explica una historia que en su intento por atraer la atención, se mete en un jardín que acaba convirtiéndose en un laberinto. Lo que nos cuenta es bastante sencillo pero el guion se obceca en explicarnos algo que daría para un cortometraje y poco más. Esa falta de concisión le va mucho en contra. Es como si un teorema matemático, que podría ocupar una pizarra, nos lo quisieran colar con poesía pastoril llenando páginas y páginas.

Antes de seguir tenemos que mencionar el sugerente envoltorio, en forma de fastuosa fotografía, obra de George Wieser. Si bien las bellas imágenes pueden llegar a cautivarnos, no son para nada adecuadas a lo que, en principio, nos quiere explicar su director, encontrando a faltar algo más de chicha en las escasísimas escenas de tensión, que se centran casi exclusivamente en los sueños de Josh.


En las interpretaciones encontramos caras conocidas. Empezamos con Radha Mitchell (The Crazies, Silent Hill), cuyo protagonismo salva algo los muebles. Seguimos con Henry Thomas (E.T. El Extraterrestre, Doctor Sleep) en un papel bastante secundario e inocuo. Nombrar también al niño, con el nombre más largo del elenco, Finlay Wojtak-Hissong al cual creemos que se la haría muy largo el rodaje. Acabamos, dentro de los papeles principales, con nuestra querida Lin Shaye (Insidious, Room For Rent), en un papel, no sabemos que tiene esta actriz, que nos embelesa.

Nos encontramos pues ante una cinta que seguramente no colmará para nada los más bajos instintos de los más descerebrados seguidores del género de terror. ¿Al resto? bueno, puede parecerles una obra curiosa y que podemos ver con toda la familia.

 Firma: Josep M. Luzán.
@Josep_Luzan