Partisan review


Alexander es un niño que siempre ha vivido en una comuna liderada por Gregori, que hace también de instructor. Poco a poco, algunos sucesos que experimenta le hará replantearse si todo lo que dice Gregori es cierto.

Título original: Partisan

Año: 2015

Duración: 98 min.

País: Australia

Director: Ariel Kleiman

Guion: Ariel Kleiman, Sarah Cyngler

Música: Daniel Lopatin

Fotografía: Germain McMicking

Reparto: Vincent Cassel, Jeremy Chabriel, Florence Mezzara

Película lenta, pero con grandes momentos.


El adoctrinamiento puede ser un arma peligrosa, y si se aplica desde el mismo momento del nacimiento es aún peor. La ópera prima del australiano Ariel Kleiman habla de esto, y lo hace también de comunidades viviendo alejadas de la sociedad, de asesinos a sueldo, poligamias y casi casi hasta de sectas. Tiene su mérito cuando más de la mitad de la película transcurre en largos silencios.


Alexander es un niño que siempre ha vivido en una comuna liderada por Gregori, que hace también de instructor. Poco a poco, algunos sucesos que experimenta le hará replantearse si todo lo que dice Gregori es cierto.

Partisan es una buena película no demasiado bien rodada, la historia es muy interesante, y menos mal, porque si no sería difícil de ver por su ritmo tan lento y sus silencios en cada escena. Entiendo que a veces la ausencia de palabras son necesarias para describir correctamente pensamientos y/o sensaciones, pero cuando se repite tanto puedes pasarte de frenada y quedar todo un poco demasiado frío, que es justo lo contrario a lo que pretendías. No obstante la historia te engancha con su fuerte primera mitad y su consecuente segunda.

Una vez terminada la película tuve la sensación de haber visto la segunda parte de una trilogía, que la historia ya estaba empezada antes del primer minuto y que, por supuesto, va mucho más allá de cuando termina. Un final un tanto amargo viendo cómo se desarrolla la trama y terminarla de manera tan abrupta sin explicar nada, con los múltiples posibles que pueden ocurrir es una put... mala jugada. A parte, toda la película esperando algún dato concreto, como en qué año sucede o en qué lugar. No lo descubren, y no me parece mal. Ahí ya cada uno se puede montar su teoría.


La actuación del francés Vincent Cassel (El odio, Irreversible) la veo especialmente sembrada, para un actor que ya considero de los muy buenos. Pues los matices del personaje de Gregori son muchos. Un perfecto líder, carismático, con oratoria afiladísima y que tiene un plan horrible. Y todo esto (casi) siempre con una sonrisa. Debuta y protagoniza el joven Jeremy Chabriel, seguimos la vida de Alexander desde el mismo momento de su nacimiento. La lentitud del ritmo de la película para explicar la trama perjudica sobretodo a su personaje, que cuando empieza a desarrollarse ya ha pasado más de medio metraje y no termina de alcanzar todo su potencial. No obstante, buena interpretación que consigue que acabes empatizando con él una vez tienes todas las fichas del puzzle.

Buena película que habiendo tenido un ritmo algo menos denso estaríamos hablando de un verdadero misil. Pues el hormigueo que te da por la espalda cuando empiezas a entender todo el tinglado es considerable. Interesante ver las técnicas físicas y psicológicas que utiliza el personaje de Vincent Cassel.

Firma: Oriol Hernández.
@Oriol_TW