Dead 7 review


Años más tarde de que una infección zombie arrasara con el mundo, la sociedad ha retrocedido hasta la época del viejo oeste. Pero todavía hay una esperanza de acabar con el germen de la pandémia, para ello van a reunir con lo más salvaje que puedan encontrar.

Título original: Dead 7

Año: 2016

País: Estados Unidos

Director: Danny Roew

Guion: Nick Carter, Sawyer Perry

Música: Bryan Shackle

Fotografía: Eric Gustavo Petersen

Reparto: Nick Carter, Joey Fatone, A.J. McLean, Howie Dorough, Carrie Keagan, Lauren Kitt Carter, Debra Wilson, Chris Kirkpatrick.


Backstreet Boys vs zombies.

Hace unos veinte años apareció un grupo de jovenzuelos que hacían las delicias en las feromonas de la chavalada con sus voces líricas, sus complicadas coreografías y su comedido punto macarra para gustar a los hijos sin escandalizar a los padres. Los llamados Backstreet Boys lo petaron en las listas de discos más vendidos y tuvieron infinitas giras mundiales, pero como todo en la vida, la moda pasó y si bien no llegaron a desaparecer del todo su repercusión es, en estos momentos, mucho menor de lo que llegaron a ser. Y tan bien les ha ido que uno de ellos ha escrito un western-road movie-zomedia con algunos de sus colegas para la productora The Asylum, o como los amantes del cine basura llamamos, “tocar el cielo”.


Años más tarde de que una infección zombie arrasara con el mundo, la sociedad ha retrocedido hasta la época del viejo oeste. Pero todavía hay una esperanza de acabar con el germen de la pandémia, para ello van a reunir con lo más salvaje que puedan encontrar.

Resumiendo, la película es mala a rabiar. Aconsejo alejarse de ella a no ser que sepas a lo que vas, pues tampoco es de aquellas que es un no parar de risas, de hecho tiene momentos bastante estúpidos y, lo peor de todo, aburridos. No se sabe muy bien lo que está pasando del todo, se le da mucha importancia a cosas que luego dan igual y los personajes, pese a que se esfuerzan en darles personalidad, son más planos que un folio. Pero realmente no sorprende cuando ves que la productora es The Asylum, un pequeño milagro de la industria, que se dedica a hacer películas como churros con bastantes similitudes (por no decir plagios) a una gran superproducción que se estrene próximamente, de dónde saca el dinero o cómo puede rodar tan deprisa es un misterio. Es el bazar de saldo de la industria del cine. En este caso hace un “homenaje” al remake de Los Siete Magníficos, que se estrenará en breve, y con zombies, que siempre son un valor seguro.

El principal reclamo de Dead 7 es contar con tres de los cinco integrantes de los Backstreet Boys que van paseándose por ahí, Nick Carter, A.J. McLean y Howie Dorough. Carter lo da todo, pues también es el guionista de la obra y se reserva el papel principal aunque creo que es el que menos habla de todo el reparto. A.J es el villano haciendo una especie de imitación del Joker, es horrible y a la vez de los que mejor salen parados. Howie, por su parte, es una especie de samurai, copia descarada de Michone de The Walking Dead y bueno, va dando espadazos por ahí. Y quitando a Joey Fatone (Army of the Damned) que tiene un par de chistes graciosos, el resto del reparto es insustancial y prescindible, pero es que tenían que ser siete para que encajara con el título. En el papel de villana está Debra Wilson, no se puede negar que lo intenta y que le echa ganas pero es que tiene unas líneas y pone unas caras que, por lo menos, crean incertidumbre. Este desastre lo dirige Danny Roew (Shotgun Wedding) pero sinceramente, no creo que sea el culpable de esto, es evidente que es un trabajo por encargo y no lo veo responsable de tal esperpento. Quizás le podría haber puesto algo más de color, que casi parece una película en blanco y negro.


Y ya estaríamos, me hacía gracia ver esta película cuando me enteré de su existencia, pero una vez acabada creo que me la podría haber ahorrado. Te tiene que gustar mucho el cine basura para cogerle el punto a esta, y aún con esas no creo que encuentres momentos memorables. Aprovecha tu tiempo en cosas más productivas, como jugar al Pokemon Go.

Firma: Oriol Hernández.
@Oriol_TW