Amigo review

David va a cuidar de Javi, su amigo. Ha pasado mucho tiempo en el hospital y necesita cuidados constantes, para ello, se lo lleva a una casa familiar en el campo. Poco a poco, las rencillas y los asuntos sin cerrar entre ambos empezarán a surgir de maneras cada vez más agresivas.

Título original: Amigo

Año: 2019

Duración: 85 min.

País: España

Director: Óscar Martín

Guion: Javier Botet, Óscar Martín, David Pareja

Música: Manu Conde

Fotografía: Albert Morago

Reparto: Javier Botet, David Pareja, Esther Gimeno, Zoe Berriatúa, Alfonso Mendiguchía, Luichi Macías, Ana del Arco, Patricia Estremera


Angustioso thriller con grandes interpretaciones.

Prácticamente hoy en día cualquiera puede hacer una película, con la calidad de imagen que te ofrecen objetos tan cotidianos como los smartphones actuales se pueden hacer largometrajes sin demasiadas carencias a nivel técnico que una producción profesional. Tampoco es necesario grandes repartos, ni siquiera extensos para contar una historia. Pero si vas a hacer una película con pocos medios y un reparto muy limitado lo que sí es necesario o directamente básico, es tener un argumento y un guion potentes para aguantarlo todo. Aquí es donde la inmensa mayoría suele fallar y donde Amigo se alza sobre el resto.


David va a cuidar de Javi, su amigo. Ha pasado mucho tiempo en el hospital y necesita cuidados constantes, para ello, se lo lleva a una casa familiar en el campo. Poco a poco, las rencillas y los asuntos sin cerrar entre ambos empezarán a surgir de maneras cada vez más agresivas.

Película muy pequeñita, se le notan muy pocos medios y con un reparto muy corto, salvo Javier Botet y David Pareja quienes se comen la pantalla, van apareciendo algunos personajes de manera esporádica que no hacen más que resaltar el sentimiento de soledad que ambos tienen. Y es que ese es el quid de la cuestión, pese a que el personaje de Javi es quien se lleva la peor parte, físicamente hablando, hay heridas que no se pueden ver y es ahí donde David Pareja apuntala a un ser humano totalmente destrozado, con una culpa infinita y que no sabe cómo arreglar las cosas. Y es por ello, que con un ritmo lento y con muchos espacios silenciosos vamos viendo como el rencor y la culpa se van haciendo cada vez más grandes (mediante temporal de nieve) y nada bueno puede salir de ahí.

Dirige su primer largometraje Óscar Martín tras un buen puñado de cortos. Un trabajo realmente brillante si nos fijamos en los pequeños detalles. Todos los elementos de ambientación, empezando por esa televisión repleta de referencias cinéfilas de manera constante, un vestuario muy cuidado y una fotografía muy fría y minimista colorean una historia triste y absorbente. Desde TerrorWeekend esperamos que haga una película totalmente de terror, pues en esta cinta las breves escenas de género son posiblemente las más interesantes. Mencionar también la estupenda banda sonora de Manu Conde. El guion, escrito a seis manos por el director y los propios actores es de una sencillez pero a la vez de una profundidad notables. Nunca se acaba de explicar el trasfondo con demasiado detalle pero todo lo suficientemente implícito para su comprensión. Hablar del reparto es hablar de David Pareja (Matar a Dios) y Javier Botet (REC, It, por poner un par de ejemplos rápidos), el trabajo de David no es necesario de reivindicar, pues todos sabemos que es uno de los mejores actores de su generación tanto a nivel dramático como cómico. A quien sí me parece que esta película hace necesaria justicia es a Javier Botet, quien siempre acostumbramos a verlo tras capas y capas de maquillaje y prótesis y aunque en ese campo lo haga genial (el Andy Serkis español) muy pocas veces podemos ver sus facetas más dramáticas, en Amigo se come la pantalla y nos muestra un personaje destrozado por fuera y por dentro, y con una muy interesante línea argumental en relación a su rehabilitación. Destacar también el interesante ejercicio de respiración y de voz que despliega durante toda la cinta.


Una película que sin duda recomiendo, ahora bien, no es para todo el público. Pese a su corta duración, Amigo es una historia densa y muy tranquila, aunque siempre esté ocurriendo algo (casi siempre en las cabezas de los personajes) el ritmo puede parecer lento. Recomiendo una película actual, Piedra, Papel y Tijera de Martin Blousson y Macarena Garcia, que aunque las dos vayan por caminos separados sí que tienen dos premisas con bastantes similitudes.

Firma: Oriol Hernández.
@Oriol_TW